18.2 C
Pereira
jueves, febrero 22, 2024

Transformación de las EPS y nuevos Centros de Atención Primaria en Salud en la mira de la Cámara de Representantes

La discusión se centra en la transformación de las EPS y la creación de Centros de Atención Primaria en Salud (CAPS).

Después de la aprobación de los artículos que transforman Adres, conocido como el «banco de la salud,» la reforma a la salud se adentra en la discusión de cambios significativos en la naturaleza de las actuales Entidades Promotoras de Salud (EPS), encaminándose hacia su conversión en las llamadas Gestoras de Vida y Salud. La plenaria de la Cámara de Representantes retomará el debate con los artículos 9, 10, 12, 13, 14 y 18.

El artículo 9 define los Centros de Atención Primaria en Salud (CAPS), que serán centros médicos de primer nivel, ya sean de carácter público, privado o mixto. Estos centros, junto con los equipos de salud territoriales, se constituyen como la puerta de entrada al sistema de salud para la población colombiana.

En el primer parágrafo del artículo 9, se establece que el Ministerio de Salud regulará el papel de los CAPS, ya sean de naturaleza pública, privada o mixta, incluyendo aquellos que sean propiedad de las Gestoras de Salud y Vida.

En el artículo 10, se detallan las funciones de los CAPS, que incluyen la adscripción poblacional, una tarea actualmente realizada por las EPS. Esta adscripción ha generado críticas, como la de la congresista Piedad Correal Rubiano, quien argumenta que esto elimina la libre elección establecida por la Ley 1751 de 2015.

“Se elimina la libre elección, obligando a que la puerta de entrada sea ese CAPS cercano a la residencia. Esto es abiertamente contrario a la Ley 1751 de 2015, donde se establece que el derecho fundamental a la salud incluye elementos esenciales como la libre elección, que dice que las personas tienen libertad de elegir sus entidades de salud dentro de la oferta disponible”, dijo Correal.

Por su parte Julia Miranda, representante del Nuevo Liberalismo, destacó que la obligatoriedad de adscripción en algunas áreas podría funcionar como un factor desincentivador para las personas. Esto se debe a que, especialmente en zonas afectadas por conflictos, existe una desconfianza generalizada hacia la entrega de datos personales, lo cual puede generar desconfianza por parte de la población.

Según lo establecido en el artículo 10, estos Centros de Atención Primaria en Salud (CAPS) tienen la responsabilidad de brindar una variedad de servicios de salud. Esto abarca la elaboración de planes de salud familiar y comunitaria, la prestación de servicios de salud tanto individuales como colectivos dentro del ámbito de la atención primaria en salud. Además, se destaca que esta atención primaria puede incluir medicinas alternativas, complementarias y conocimientos ancestrales autorizados por el Ministerio de Salud. Asimismo, se espera que contribuyan a la ejecución de programas de salud y gestionen, en colaboración con las Direcciones Territoriales de Salud y las Gestoras, la prestación de servicios especializados para personas con enfermedades raras y su prevención, entre otras funciones.

Entretanto, el representante del Centro Democrático Andrés Forero, quien es uno de los críticos más asiduos del proyecto, advirtió que: “A los CAPS se le están entregando una serie de funciones que los van a desbordar. En el caso de Bogotá, no tienen esa capacidad. No van a ser capaz de hacerse cago, entre otras, de la caracterización. Le están complicando la vida a las personas”. 

Los artículos 12, 13 y 14 abordan las redes Integrales e Integradas de Servicios de Salud, las IPS, que actualmente están bajo el control de las EPS. La reforma propone un cambio en esta dinámica, indicando que estas redes deberán ser habilitadas y autorizadas por el Ministerio de Salud, en coordinación con las direcciones Departamentales y Distritales, así como con los CAPS y las futuras Gestoras de Salud.

Los artículos 12, 13 y 14, que están sujetos a discusión, abordan el tema de las redes Integrales e Integradas de Servicios de Salud, comprendiendo el conjunto de organizaciones proveedoras de servicios, también conocidas como IPS. Según lo establecido en estos artículos, estas redes deben ser debidamente habilitadas y autorizadas por el Ministerio de Salud, con la colaboración de las direcciones Departamentales y Distritales. Estas entidades coordinarán con los Centros de Atención Primaria en Salud (CAPS) y las Gestoras de Salud para asegurar una implementación efectiva y coordinada de los servicios de salud.

En contraste, Ana María Vesga, directora de Acemi, el gremio de las EPS del régimen contributivo más importante del país aseguró: “Sin el control sobre las redes, va a ser difícil para las EPS hacer una gestión correcta del riesgo en salud”. No obstante, el gobierno se ha negado a aceptar estos cambios, defendiendo que el Estado debe asumir la dirección del sistema.

Mientras que, el artículo 13 introduce un sistema de asignación e incentivos que «premia» la prestación de servicios de calidad en la red. El Ministerio de Salud será responsable de reglamentar la asignación de incentivos entre los prestadores, los Centros de Atención Primaria en Salud (CAPS) y las Gestoras de Salud y Vida.
Este proceso incluirá el cálculo de un porcentaje en relación con el total de recursos asignados a todas estas entidades, estableciendo que dicho porcentaje no podrá superar el 3% de los recursos totales.

Ante esto, la Cambio Radical Carolina Arbeláez afirmó: “Se proponen 2.000 CAPS en una transición de dos años y no está claro de dónde va a salir la plata para construirlos”. 

 Aunque estos artículos ya distribuyen responsabilidades entre diferentes actores, el capítulo III, compuesto por los artículos 48, 49 y 50, definirá la naturaleza de las futuras Gestoras, sus funciones y el tiempo de transición para las actuales EPS.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -