21.2 C
Pereira
viernes, junio 21, 2024

La sanción que deberá pagar por uso de vapeadores en espacios cerrados

La sanción presidencial a la Ley 2359 de 2024 marca un hito en la regulación de los vapeadores en Colombia. Propuesta por los senadores Norma Hurtado y José Name del partido de la U, esta ley establece medidas concretas para controlar el uso de los cigarrillos electrónicos, abordando aspectos clave como el consumo, la venta, la publicidad y la promoción de estos productos y sus derivados.

El contexto que impulsó esta regulación es preocupante: un estudio reciente, publicado en el Periódico Brasileño de Neumología, reveló que más de un millón de colombianos, especialmente jóvenes y menores de edad, consumen cigarrillos electrónicos o vapeadores con nicotina. Esta tendencia al alza ha encendido las alarmas en el ámbito de la salud pública y ha motivado la acción legislativa para proteger a la población de los riesgos asociados con el uso de estos dispositivos.

La Ley 2359 prohíbe la venta de cigarrillos electrónicos y productos similares a menores de edad, imponiendo sanciones severas para los establecimientos que infrinjan esta disposición. Las multas, que pueden ascender hasta tres salarios mínimos legales mensuales vigentes, buscan desincentivar la venta a personas no autorizadas y proteger así a los jóvenes de los peligros del consumo temprano de nicotina y otras sustancias tóxicas.

Pero las medidas de la ley no se detienen ahí. Además de regular la comercialización de estos dispositivos, se establecen sanciones para aquellos que los utilicen en espacios cerrados, donde la exposición al humo de los vapeadores puede afectar la salud de quienes están presentes. Esto refleja un compromiso firme con la protección de la salud pública y el bienestar de la comunidad en su conjunto.

La ley también tiene un enfoque educativo, promoviendo un consumo informado y responsable. Los establecimientos están obligados a proporcionar información clara sobre los efectos nocivos del cigarrillo electrónico, tanto en el etiquetado del producto como en el punto de venta. Además, se prevén sanciones pedagógicas, como la obligación de asistir a capacitaciones sobre los riesgos para la salud asociados con el uso de estos dispositivos.

Por último, la ley prevé la implementación de estrategias y campañas educativas por parte del Gobierno Nacional, con el fin de concienciar a la población sobre los peligros del consumo de cigarrillos electrónicos y otras formas de tabaco. Este enfoque integral refleja un compromiso decidido con la salud pública y el bienestar de todos los colombianos.

En resumen, la Ley 2359 representa un paso importante en la lucha contra el consumo de cigarrillos electrónicos en Colombia. Con medidas robustas de regulación, sanción y educación, busca proteger a la población, especialmente a los jóvenes, de los peligros del tabaco y promover un estilo de vida saludable en toda la sociedad.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -