22.4 C
Pereira
martes, junio 25, 2024

Dos directores de cárceles están bajo amenaza de muerte y carecen de esquemas de seguridad adecuados

Según denunció el presidente del sindicato más grande del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), Óscar Robayo. La situación se produce en medio de un clima de creciente violencia y amenazas contra el personal penitenciario.

Robayo, quien ha servido como guardián del INPEC por 22 años, y actualmente lidera la Unión Nacional de Trabajadores Penitenciarios, expresó su preocupación en una entrevista con EL COLOMBIANO. «Hay por lo menos otros dos directores de cárceles que están amenazados de muerte sin esquema de seguridad por la demora de la Unidad Nacional de Protección (UNP). A mí mismo me retiraron un esquema en enero a pesar de tener una amenaza puntual», afirmó Robayo.

Asesinato del Coronel Fernández y Nuevas Amenazas

La alarma se intensificó tras el asesinato del coronel Elmer Fernández en Bogotá el jueves pasado. Este trágico evento ha desencadenado una serie de nuevas amenazas, incluidos panfletos dirigidos a guardias en la cárcel de mujeres El Buen Pastor. Estos hechos subrayan la crítica situación de orden público en el país, exacerbada por los ataques de las disidencias de las FARC en el Cauca y Valle del Cauca.

Preocupación por la Falta de Protección y Apoyo

Robayo criticó la falta de apoyo y protección del Estado hacia los empleados penitenciarios. «Nosotros somos el eslabón más débil y no contamos con la protección necesaria del Estado. El conductor que iba trasladando al coronel Fernández no tiene funciones de escolta, solo iba conduciendo un vehículo institucional», explicó.

En lo que va del año, cinco empleados del INPEC han sido asesinados, incluyendo cuatro guardianes y el director de la cárcel La Modelo. Desde el año pasado, el número de asesinatos asciende a 16, y en los últimos seis años, 56 trabajadores del INPEC han sido asesinados.

Llamado a la Acción y Revisión de Seguridad

Robayo hizo un llamado urgente a las autoridades para mejorar la seguridad y protección del personal penitenciario. «Hay una falta de análisis e incompetencia de la UNP. Solicitamos que trabajen de manera armónica y se resuelvan los faltantes de los cordones de seguridad», dijo, sugiriendo también la importancia de iniciar procesos de paz con los jefes de bandas criminales desde las cárceles.

Problemas Sistémicos y Necesidad de Reforzar las Medidas

El sindicato ha señalado que la problemática dentro del sistema penitenciario no se limita a las rejas. La implementación de la operación dominó y los cambios en la dirección del INPEC han reducido la permisividad en las cárceles, pero esto ha provocado reacciones violentas de las bandas criminales.

El reciente incremento de amenazas y violencia contra los empleados penitenciarios resalta la urgente necesidad de medidas efectivas para proteger a quienes trabajan en estas condiciones peligrosas. Robayo concluyó con un fuerte llamado a las autoridades: «Nosotros sabemos que es una actividad de riesgo, pero hoy vemos que hay una desprotección del Estado y una actividad muy lenta de la UNP. Tienen que salvaguardar nuestra vida y actuar de manera más eficiente».

La situación exige una respuesta inmediata y coordinada para asegurar la integridad y seguridad de todos los empleados del sistema penitenciario colombiano.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -