22.4 C
Pereira
sábado, diciembre 3, 2022

Evite ser víctima de correos o sitios falsos

Falsas tiendas en línea, repositorios de descarga de software, páginas de sorteos y descuentos, y un sinfín de engaños montados en sitios web son cada vez más comunes.

Al ser el soporte principal de las comunicaciones online, los correos y sitios falsos en internet siguen siendo las herramientas principales de los cibercriminales para plantar engaños, robar credenciales y datos personales.

Por un lado, los correos de phishing (ataque que se comete con el objetivo de adquirir fraudulentamente información personal y/o confidencial donde el estafador se hace pasar por una persona o empresa de confianza) y los que esconden adjuntos maliciosos buscan llamar la atención de sus víctimas para inducirlas a proporcionar sus credenciales o infectarse.

Para evitar caer en engaños es importante observar detenidamente los siguientes aspectos:
*Remitente: Puede ser que se utilice un dominio de apariencia normal como “@banco.com” pero es necesario detenerse a observar si es la primera vez que nos contactan de esa dirección o sí realmente está dirigido a nosotros o es un correo genérico.

*Destinatario: Chequear si solamente está el correo del destinatario, si el campo está vacío o si figuran otras direcciones, lo que implica un envío masivo.

*Asunto: Para llamar la atención los mismos suelen implicar cierta urgencia, un pedido de pago, actualización o revisión de una cuenta o servicio.

*Enlace: Corroborar que dirija al sitio que indica, las URLs pueden acortarse para esconder el verdadero destino.

*Mensaje: Las faltas de ortografía, mala redacción, o la amenaza de que algo grave va a suceder si no se avanza como indica el correo son indicios de la posible falsedad de un correo.

Por su parte, los sitios falsificados imitan a sus contrapartes originales con el objetivo de generar confianza y lograr la interacción deseada. Si bien la mayoría de las veces son casi idénticos conozca ciertos patrones para identificarlos:

HTTPS: Chequear que utilice un protocolo seguro.

URL: Prestar atención a si la dirección es la misma que figura en Google para esa entidad, leerla con detenimiento para corroborar que no haya pequeñas alteraciones.

Estructura: Dudar si lo único que muestra es un formulario para ingresar la información personal o si, en cambio, cuenta con encabezado, menús desplegables, etc.

Formulario: Mirar con detenimiento si pide más información a la habitual.
También se puede probar ingresar una contraseña incorrecta para chequear si lo advierte o la toma como válida.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -