20 C
Pereira
miércoles, junio 19, 2024

Violencia y discriminación que no termina

Las personas con Orientación Sexual e Identidad de Género Diversa (OSIGD) -LGBT continúan siendo víctimas de violencia y prejuicio en Colombia y Risaralda no es la excepción. Incluso han sido víctimas de asesinatos.

Ayer que se conmemoró el Día Internacional Contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia, la Defensoría del Pueblo emitió el boletín anual de derechos humanos de personas OSIGD- LGBTI, las cifras registradas en el informe son verdaderamente preocupantes.

Señala la Defensoría que en el 2023 hubo 65 asesinatos de personas OSIGD- LGBTI, uno de los cuales tuvo lugar en Risaralda, siendo el único departamento del Eje Cafetero con uno de estos hechos. Antioquia fue el territorio con más de estos hechos (14 homicidios y feminicidios de esta población), seguido de Atlántico (13), Bogotá (7) y Valle del Cauca y Magdalena (6 cada uno).

De los 65 casos, 33 fueron homicidios contra hombres gais y 25 feminicidios ocurrieron en contra de mujeres transgénero, siendo la violencia ejercida en el cuerpo de estas últimas una manifestación clara de odio y sevicia, motivada por la identidad de género. Asimismo, se conocieron de 4 feminicidios contra mujeres lesbianas, 2 homicidios contra personas no binarias y uno sin información.

Sobre el medio empleado en estos hechos de sangre, 29 fueron perpetrados con arma de fuego, 21 con arma cortopunzante, 7 por asfixia mecánica, 2 con objeto contundente, 1 por envenenamiento y en 5 no hubo información.

“Estos casos permiten evidenciar la persistencia de la discriminación y la violencia basada en la orientación sexual y la identidad de género en el país, así como la naturalización de esta por parte de la sociedad. Es fundamental que el Estado colombiano adopte medidas urgentes para prevenir estos crímenes, investigar y sancionar a los responsables, así como para garantizar la protección y el acceso a la justicia de las personas OSIGD. Además, se requiere un esfuerzo conjunto de la sociedad civil y las instituciones para promover una cultura de respeto, inclusión y equidad que ponga fin a la exacerbada violencia contra esta población”, menciona el informe de la Defensoría.

Violencia por prejuicio

Durante el año pasado, 480 personas con OSIGD- LGBTI acudieron a la Defensoría, tras sufrir diferentes tipos de violencia. La psicológica, con 54% fue la más comúnmente reportada y la que es transversal a otras violencias, seguida de la física con un 25%; la económica (11%) y la sexual (8%). Las mujeres transgénero fueron las que más reportaron violencia psicológica y física.

En el acceso a la justicia también se vulneran los derechos de esta población. la Defensoría del Pueblo en 2023 acompañó 49 casos, principalmente en los departamentos de Norte de Santander, Magdalena, Cundinamarca, seguido de Amazonas, Boyacá, Caldas, Cauca, Cesar, Meta, Quindío, Tolima, Risaralda y Valle del Cauca.

En lo que corresponde al ámbito de salud la Defensoría atendió 91 casos por persistencia de barreras a las personas transgénero por parte de las entidades prestadoras de salud al momento de querer acceder a la terapia de reemplazo hormonal (TRH) y procedimientos quirúrgicos de afirmación de sexo. Algunos de estos hechos se registraron por el cierre de la Clínica de Género del Hospital Tomás Uribe en Tuluá (Valle del Cauca), donde se realizaban las cirugías de reafirmación de género (vaginoplastia y faloplastia) no solo a pacientes de este departamento, también de Risaralda, Quindío, Cauca y Caldas.

También se presenta prejuicio en el ámbito educativo. La Fundación Sergio Urrego, en su investigación Guardianes de Vida, encontró que las mayores problemáticas de las personas OSGID-LGBTI en este ámbito, fueronn el acoso escolar o “matoneo”, la ideación suicida (pensamientos, deseos y conducta) y episodios de ansiedad o depresión.

Así mismo se documentaron casos de violencia por parte de uniformados de la Policía Nacional en contra de las personas OSIGD-LGBTI, con la utilización de métodos irregulares, actos de violencia física y verbal, traslados sin justificación, imposición de multas, aplicación de medidas correctivas sin fundamentos válidos y diversas formas de intimidación hacia las personas afectadas.

Conclusiones

Tras las preocupantes cifras evidenciadas por la Defensoría del Pueblo en materia de violencia contra las personas OSIGD-LGBTI, la entidad emitió unas conclusiones del panorama en el país. Mencionan que “se reconoce que, en 2023, el Gobierno nacional realizó importantes avances y acciones que impulsaron las voces LGBTI en los territorios, a través de grupos focales, foros regionales, reactivación de la Comisión de Apoyo Técnico (CAT), así como la activación de la Mesa Nacional de Casos Urgentes, la Mesa Temática de Derechos Civiles, Políticos y de Participación y la Mesa Temática de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Sin embargo, pese a haber avanzado en su reglamentación, la ruta de atención aún no tiene validación por parte del Ministerio del Interior, lo cual está generando un escenario de mayor vulnerabilidad de derechos en esta población”.

Además persiste la falta de garantías en los derechos de libre circulación, trabajo y dignidad humana de las mujeres en ejercicio de la prostitución transgénero de origen colombiano y venezolano, y la violencia policial.

Pie de foto: Aunque persiste la violencia contra las personas OSIGD-LGBTI en Colombia, cada vez esta población va ganado espacios en el respeto de sus derechos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -