27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

Una realidad inocultable

Es entendible que las autoridades militares quieran restarle importancia a la presencia de los grupos armados en la región; pero negar una realidad tan evidente no conduce a nada bueno. 
La interceptación la semana pasada de una volqueta de propiedad de la firma encargada de la pavimentación de la vía entre Pueblo Rico y Quibdó, a la altura de la vereda Santa Rita y su posterior incineración por parte de integrantes del frente Manuel Hernandez “el boche” del ELN, confirma lo que los únicos que lo negaban eran los mandos militares y es la presencia en el Departamento de este grupo guerrillero.
Desde hace mucho tiempo habitantes de los municipios del occidente el Departamento, transportadores que recorren la ruta entre Risaralda y el Chocó, campesinos del sector y hasta las propias autoridades de las poblaciones limítrofes, vienen advirtiendo sobre la presencia de miembros del ELN en la zona, la interceptación de vehículos de pasajeros y de carga y la extorsión bajo la amenaza de quemar los vehículos.
Sin embargo, las autoridades militares del Departamento y de los municipios afectado, así como los mandos militares de la región, han sostenido siempre que en Risaralda y en especialmente en la zona limítrofe con el Chocó, no hay presencia del ELN ni de ningún grupo armado ilegal y que si de pronto se han visto algunos integrantes de las organizaciones guerrilleras, son pequeños reductos que utilizan aquel sector como corredor de paso hacia otras regiones.
Es entendible que las autoridades militares quieran restarle importancia a la presencia de los grupos armados y a los cada vez más frecuentes actos de hostigamiento y amenaza contra los transportadores, contra los comerciantes y contra la población civil, en busca de no generar alarma ni zozobra entre los habitantes de la región; pero negar una realidad tan evidente no conduce a nada bueno y en cambio sí ayuda a generar un ambiente de intranquilidad y de desprotección entre los ciudadanos.
La verdad es que hoy personas armadas que se identifican como miembros del ELN recorren la zona como si fueran la autoridad, bloquean permanentemente la vía, atracan a los viajeros, tienen prohibido el tránsito por la vía entre las seis de la tarde y las seis de la mañana y quien no atienda su orden se expone a sufrir las consecuencias y mantienen bajo amenaza a los empresas de transporte y a los contratistas de la vía so pena de quemarles sus vehículos, como acaba de ocurrir con la volqueta de la firma que construye la carretera al Chocó.
Es necesario, entonces, que las autoridades militares reconozcan que en el occidente del Departamento hay un problema grave de inseguridad, que hay permanente presencia guerrillera, que allí la autoridad la está ejerciendo el ELN, que la población está amenaza y que si no se enfrenta esto con urgencia y decisión, el Departamento va a perder esa tranquilidad y la seguridad que por tantos años lo ha acompañado y lo ha hecho una excepción de paz en el país.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -