17.4 C
Pereira
miércoles, septiembre 28, 2022

Una ciudad violenta

Según un reciente informe del Instituto Nacional de Medicina legal, entre el primero de enero y el 31 de agosto de este año, se presentaron en la ciudad 191 muertes violentas, entre homicidios, suicidios y accidentes de tránsito, lo que la coloca en el octavo lugar en la lista de las capitales más violentas del país.

Si se compara este dato con el registrado durante el mismo periodo del año pasado cuando, según la misma institución, hubo 145 fallecimientos violentos, se está ante un incremento del 32%, un dato no solamente muy superior al mostrado por las ciudades similares a la nuestra como las del Eje Cafetero, sino al promedio nacional.

Ahora, lo más preocupante es el dato de los homicidio. Casi la mitad, 83 de las 191, de las muertes violentas presentadas en los primeros ocho meses de este año, fueron de esta naturaleza, un delito que tiene un impacto muy negativo en la sociedad y en la sensación de inseguridad que hay en la ciudad.

No se tiene el estudio completo de las autoridades sobre las causas de estos hechos violentos, pero se sabe que el negocio de la droga con sus múltiples ramificaciones es el primer causante de la violencia en el territorio departamental y especialmente de los asesinatos que ocurren todos los días.

Los ajustes de cuentas, la guerra por los territorios, el cruce de las llamadas fronteras invisibles, las deudas por los prestamos gota gota y la lucha por el dominio entre bandas criminales, son las principales causas de los homicidios selectivos y los ataques de las estructuras delictivas que manejan el negocio de la droga.

Por eso, el objetivo de las autoridades y de los organismos de seguridad del Estado, tiene que estar dirigido en especial hacia la lucha contra el tráfico de estupefacientes y el desmantelamiento de las organizaciones que controlan barrios y comunas enteras, y que quitan violentamente del camino al que no se acoja a sus leyes y mandatos. 

El intocable negocio de la comercialización y distribución de la droga, así como la tenebrosa red de sicarios que hacen respetar a la fuerza las reglas de la organización, son los principales responsables de los altos registros de homicidios en la ciudad y el departamento.

Mientras este negocio y las organizaciones que lo explotan y manejan, existan, la ciudad no solamente seguira teniendo los preocupantes registros de muertes violentas por homicidios, mostrados en los primeros ocho meses de este año, sino que ellos seguirán creciendo al mismo ritmo que crece el negocio de la droga en Pereira y el Departamento.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -