22.4 C
Pereira
lunes, febrero 6, 2023

No se va a ir

Por supuesto que la Ciudad y el Departamento están lejos de los registros de hace unos meses y que los riesgos de contagio son hoy menores a los de antes; pero no hay duda de que el número de personas afectadas con el virus ha venido nuevamente creciendo en los últimos días y de que las víctimas fatales siguen tocando hogares y familias risaraldenses.

Cuando se esperaba que los positivos para covid fueran cada día menos y que los días sin fallecidos se consolidaran, los contagiados han vuelto a repuntar y los que pierden la lucha contra el terrible mal continúan sumando a la larga lista de personas que no pudieron superar los devastadores efectos de la enfermedad.

Si bien cada vez son más las personas vacunadas y especialmente las que han recibido el esquema completo, también es cierto que el virus no se ha ido, que permanece latente en la comunidad y que, aprovechando las condiciones de vulnerabilidad que ofrecen quienes se resisten a aplicarse el biológico, sigue contagiando personas de todas las edades.

Esto alentado por la presencia de nuevas variantes, según los especialistas, mucho mas agresivas, más fuertes y más resistentes a los tratamientos y a las vacunas, cepas que ya en otros países han obligado a las autoridades a tomar medidas extremas, casi tan severas como las del principio de la pandemia, para evitar un desastre similar al del año pasado.

Por todo esto es por lo que no se puede bajar la guardia, ni en el programa de vacunación,  ni en las medidas preventivas y de protección a las personas. Como se dice coloquialmente, el virus está ahí y no solamente no se va a ir, sino que se va a ir reinventando con nuevas y más fuertes variantes como la que ya está en la región.

La relajación y el olvido de las medidas preventivas son el peor error que se pueda cometer. Pensar que por que han bajado significativamente los contagios y son prácticamente ninguno los que pierden la lucha contra el covid, ya ha pasado la pandemia y no habrá más enfermos, es una grave equivocación.

Mientras haya aglomeraciones y personas que no usan adecuadamente el tapabocas o no guardan el distanciamiento, habrá siempre la posibilidad no solamente de adquirir el contagio, que siempre lo habrá aún habiendo recibido el esquema completo del biológico, sino de sufrir los dolorosos efectos del virus.

El llamado es a todos los pereiranos y risaraldenses para que no bajen la guardia, para que se siga respetando el distanciamiento, para que se use el tapabocas y se observen el resto de las media preventivas y de protección, y para que se vacunen los que aún no lo han hecho, es la única manera como se podrá enfrentar esta y las otras variantes que lleguen y para que los contagios y las vidas perdidas no se vuelvan a disparar.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -