21.4 C
Pereira
domingo, junio 26, 2022

No basta cerrar la vía

Es tendencia

El Día del Padre

¿Por qué pasa esto?

El ruido ensordecedor

- Advertisement -

La fotografía que publicó este periódico en la primera página de su edición del pasado martes y que registra el momento en que varios motociclistas se montan por encima del arrume de tierra que se dejó en la variante La Romelia-El Pollo en el sitio donde ocurrió el derrumbe hace unos días, precisamente para evitar el paso de cualquier clase de vehículos luego que el Instituto Nacional de Vías ordenara el cierre total de la vía como medida preventiva ante la posibilidad de un nuevo deslizamiento; muestra de cuerpo entero, de un lado la insensatez e irresponsabilidad de algunos motociclistas y del otro, la falta de control de las autoridades.

Cómo es posible que después de lo que sucedió hace apenas unas semanas y que sepultó en el sitio al menos cuatro personas, de las reiteradas advertencias de las autoridades y de ver que la vía está bloqueada con barricadas y con un montón de tierra, algunas personas desoigan los llamados de atención y crucen por el sitio que aún conserva en el ambiente el pesado olor de la tragedia.

Las autoridades han dicho que mientras no se tengan los resultados de los estudios y análisis del suelo que se están haciendo no solo en el lugar del deslizamiento sino en otros sitios señalados como de cuidado, la variante estará cerrada las 24 horas del día y, por tanto, no se podrá transitar por la vía y que hacerlo es un peligro y una irresponsabilidad.

Pero también, no vigilar y cuidar la vía es un descuido y un abandono por parte de las autoridades que no tiene ninguna justificación. El Gobierno no solo tiene la obligación de prevenir que no vaya a suceder nuevamente un hecho doloroso como el de hace unos días, clausurando la vía; sino asegurarse de que nadie va a cruzar por el lugar.

Por eso, no basta con que las autoridades anuncien profusamente que la vía está fuera de servicio, ni poner unos letreros que indiquen que está cerrada, sino que es necesario, además, que se aseguren de que efectivamente ningún vehículo o persona, cruce por el lugar. Si es necesario poner un guarda o un agente de la Policía, hay que ponerlo, pero no se puede correr el riesgo de un nuevo hecho luctuoso como el de junio pasado.

Qué tal, Dios no lo permita, que mientras estén cruzando una o varias motos por la zona de peligro, ocurra un nuevo deslizamiento de tierra y cubra lo que encuentre en su camino. Quién va a responder por eso y por las víctimas. En dónde queda la responsabilidad de la Policía o de las autoridades que no garantizaron que a pesar de todo se transitara por la vía.

Es urgente, pues, que alguna autoridad se apersone de esto y evite que personas insensatas e irresponsables sigan pasando por encima de la tierra que ha sido dejada sobre la calzada para evitar que los vehículos usen la vía, antes de que estemos lamentando una nueva tragedia.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. Si llegase a ocurrir otro deslizamiento y alguien que transita por la vía en ese momento resultara involucrado, claramente sería responsabilidad de quien no acató la directriz impartida de no transitar por allí. Las normas existen y no se puede pretender que haya autoridad alguna detrás de todos los ciudadanos para que las mismas se cumplan.

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -