25.4 C
Pereira
miércoles, junio 29, 2022

Nadie cree

Es tendencia

- Advertisement -

Siete de cada diez personas que han sido víctimas de un delito, según la más reciente Encuesta de Convivencia y Seguridad Ciudadana 2021, cuyos resultados se acaban de conocer, no acude a las autoridades respectivas a poner el correspondiente denuncio.

La razón principal, de acuerdo con este estudio, para que los ciudadanos no recurran a las autoridades a denunciar los hechos de que fueron víctimas, es porque consideran que estas no hacen nada para investigar los hechos y porque la justicia nunca llega a los responsables de los delitos.

No puede ser más desalentador este resultado. Que una persona que acaba de ser robada o atracada, o extorsionada, no vaya ante las autoridades a poner el denuncio porque simplemente no cree que eso sirva para resarcir el daño, es algo que no puede suceder en una sociedad que pregona la búsqueda de la justicia y la equidad.

Lastimosamente esto es lo que ocurre entre nosotros, todos los días. Un ciudadano es atracado en pleno centro, la persona y los vecinos reaccionan, la Policía lo persigue y lo detiene, la Fiscalía lo acusa y entrega todas las pruebas, el delincuente acepta que cometió el delito y el juez del conocimiento lo deja en libertad porque considera que no es un riesgo para la sociedad.

Con qué ánimo, se preguntan los ciudadanos, una persona va a volver a denunciar a su atracador si al día siguiente de ser robada y dejar en manos de las autoridades al delincuente, se lo vuelve a encontrar en la calle, en el mismo lugar del día anterior y seguramente cometiendo las mismas fechorías.                                                                                                                                        Y también con qué entusiasmo y disposición la Policía le hace seguimiento a una banda de delincuentes, recopila todas las pruebas, captura a sus integrantes, legaliza las capturas y el juez de garantías, después de todo esto y de escuchar la aceptación de los delitos por parte de los bandidos, los deja en libertad o cuando mucho les concede la detención domiciliaria.

Mientras exponer la vida denunciando a unos delincuentes que al día siguiente van a quedar libres y la víctima se los puede encontrar en la calle, o capturando unos peligrosos criminales que van a ser dejados por el juez respectivo en libertad, porque no son una amenaza para alguien, sea el  resultado de poner en conocimiento de las autoridades y cumplir con el deber, difícilmente un ciudadano va a ir a ante el funcionario encargado a denunciar lo que le ha pasado, y la Policía a perseguir los delincuentes.

Todo esto con un agravante y es que seguirá creciendo tal vez el peor mal que puede aquejar a una sociedad y es los impunidad. Si nadie denuncia porque para qué y la Policía no persigue a los bandidos, porque pierde su tiempo; el resultado será una ciudad en manos de la delincuencia y una comunidad arrinconada y encerrada de miedo a que la agredan.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -