17.4 C
Pereira
jueves, octubre 6, 2022

Justo homenaje

El miércoles de la semana pasada, la ciudad se convocó en el auditorio Jorge Roa Martínez de la Universidad Tecnológica, para rendir un sentido homenaje a uno de sus más destacados hijos, el exalcalde y exsenador Juan Guillermo Ángel Mejía.

Allí, en un acto sencillo pero lleno de amistad, de solidaridad, de admiración y de gratitud, hombres y mujeres de todas las condiciones, jóvenes y mayores, políticos y académicos, seglares y religiosos, empresarios y comerciantes, músicos y artistas, y dirigentes y ciudadanos del común, se reunieron para asociarse al merecido reconocimiento que el Gobierno, la academia, la sociedad civil representada en distintas entidades y organizaciones, le hicieron al destacado pereirano.

El doctor Ángel Mejía es hijo de ese otro líder cívico y político, padre de nuestra universidad y del Departamento que fue el abogado Guillermo Ángel Ramírez, y de esa destacada mujer, intérprete y símbolo del civismo pereirano, Aleyda Mejía de Ángel. De ellos y de sus antepasados heredó su recio carácter, su avasalladora personalidad, su fácil y aguda pluma, sus principales valores y su amor por el terruño.

El periplo vital del doctor Ángel Mejía es sencillamente sorprendente y no tiene espacio sino para la jefatura del Estado, entre otras cosas porque su temperamento no da cabida al fracaso ni a los empeños mediocres. Director de valorización Municipal, concejal de Pereira, alcalde de la ciudad, rector de la Universidad Tecnológica, promotor de empresas, senador de la república, presidente del Congreso, consejero presidencial, embajador y candidato presidencial.

Pero además de todo esto, el doctor Juan Guillermo tiene un brillante recorrido por las letras. Pulcro y agudo escritor, dos libros sobre la historia de la Ciudad, director del periódico La Tarde y centenares de columnas de opinión en ese medio y recientemente en este periódico son testimonio de su vocación literaria.

No hay en la ciudad una sola obra, ni un solo proyecto al cual no haya estado vinculado el doctor Ángel Mejía, bien como gestor, como promotor, como impulsor, como defensor ante el Gobierno Nacional, o como ejecutor. Todos, sin excepción tienen la impronta  inconfundible y desinteresada y de este destacado pereirano.

Por eso, nada más justo que el homenaje que la Ciudad le rindió el pasado miércoles a este pereirano ejemplar. Sin duda su trayectoria, su comportamiento transparente y su amor a  Pereira, son un ejemplo de tenacidad, de laboriosidad, de honestidad y de apego a las buenas costumbres, para las actuales y futuras generaciones de pereiranos y risaraldenses.

Artículo anteriorCumpleaños
Artículo siguienteMortal ataque con arma blanca en La Virginia

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Oasis

Un departamento violento

Oasis

- Advertisement -