13.5 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

Exige control

El fin de semana pasado dos jóvenes de 14 y 15 años perdieron la vida en la vía Cerritos -La Virginia cuando practicaban lo que se conoce como gravity bike. Los menores se estrellaron de frente y a alta velocidad contra un vehículo que iba subiendo y murieron instantáneamente.

El llamado ciclismo por gravedad es un deporte, llaman algunos, que se práctica en muchas partes del mundo, pero en condiciones completamente distintas a las que ofrecen vías como la de Cerritos-La Virginia, o Boquerón-Dosquebradas, o Cerritos-Cartago, o tantas otras que se utilizan en el país y en la región; y que la convierten en una verdadera actividad suicida.

Quién puede con sano criterio montarse en una bicicleta a la que le han sido retirados los frenos y le han adicionado unas cargas de peso para que pese más y consiga mayor velocidad, y descender por una vía estrecha, oscura y con altísimo tráfico como lo es Cerritos-La Virginia.

Esta vía es no solo una de las más congestionadas, sino con mayor accidentalidad en el país. Es una calzada estrecha, sin ninguna iluminación, mal señalizada, sin bermas, sin zonas de parqueo, con un pavimento en regular estado, que utilizarla para una práctica como la del ciclismo de gravedad, en una verdadera locura.

El gravity bike es una práctica absolutamente absurda que las autoridades tienen la obligación de controlar y vigilar. No es posible que en las narices de la Policía de carreteras  unos muchachos, casi niños, suban permanentemente en bicicleta pegados de un camión y luego se devuelvan desafiando la gravedad y la muerte, y no haya alguien que le ponga orden a semejante locura.

Si las autoridades saben en qué vías se practica, si conocen el modus operandi, si tienen identificado hasta que punto suben colgados de los camiones y desde dónde se devuelven desafiando todo y poniendo en peligro sus vidas, por qué no se vigilan estos sitios y se le pone tate quieto a esos muchachos.

Qué dificultad hay para que las patrullas de carreteras vigilen los camiones que suben y no permitan que unos cuantos jóvenes pongan en peligro sus vidas descolgándose a toda velocidad, en un aparato sin frenos y además, sobrecargado de peso para que tome más velocidad y el peligros sea mayor.

La acción de la Policía tiene que llegar mucho más allá que simplemente llamar la atención de los padres de familia y de los mayores sobre los riesgos de esta práctica y la necesidad de estar atentos a lo que hacen sus hijos, dónde lo hacen y con quien lo hacen, como lo dijo algún oficial consultado por un medio de comunicación.

Es urgente, pues, que la Policia actúe, que impida que menores en bicicleta suban de La Virginia, o de Cartago, o hacia Boquerón pegados de los camiones y que castigue, si es necesario, con toda firmeza cualquier violación a la prohibición; porque esos son los mismos que luego se descuelgan sin frenos y a toda velocidad, y también los mismos que pierden sus vidas en un accidente brutal.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -