20.5 C
Pereira
miércoles, julio 6, 2022

Es urgente lo inmediato

Es tendencia

Alentadoras, pero…

El resultado de mayo

- Advertisement -

Hace unos días nos dolimos en este mismo espacio por la proliferación de mendigos y habitantes de calle que hay especialmente en la zona céntrica de la ciudad. Nos referimos a la sensación de inseguridad que ese fenómeno genera entre los habitantes y al mal aspecto que deja entre quienes nos visitan bien en plan de negocios o de turismo, amén de los riegos verdaderos que significan unas personas que habitualmente consumen drogas y que ya se sabe hasta donde son capaces de llegar para satisfacer su adicción.

Ahora la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco) Seccional Risaralda se ha quejado por la cantidad de personas en estas condiciones que de día y de noche están rondando las entradas a los hoteles de la ciudad y especialmente de aquellos que están localizados en el centro de Pereira.

Sostienen los hoteleros que este es un problema grave que afecta la competitividad de la Pereira como ciudad que viene haciendo un esfuerzo grande para atraer turistas no solo del país sino de exterior y por consolidarse como destino turístico importante. Nadie va a querer, dicen ellos con razón, venir o volver a un lugar donde la presencia permanente de personas indeseables lo hacen sentir más que incómodo, inseguro.

Según Cotelco, la Administración Municipal ha dicho que se está trabando no sola para atender el problema de la presencia incómoda y amenazante de los habitantes de calle en la cercanía de los hoteles, sino de una manera integral para sacarlos del uso de las drogas y recuperarlos para la sociedad; sin embargo, que lo que se percibe en la realidad es una cosa muy distinta a lo anunciado.

Por supuesto, este es un problema social que no es fácil de resolver, ni es posible erradicarlo de un día para otro, máxime si lo que se quiere, como debe ser y lo ha anunciado la Administración, es atacarlo de raíz y reducir al mínimo la existencia de estas personas en la ciudad; pero mientras se consigue esto, no se puede abandonar lo inmediato que es la presencia molesta y peligrosa de cientos de habitantes de calle en todos los sectores de la ciudad y especialmente en los alrededores de los principales hoteles.

Es evidente que estas personas se ubican en las cercanías de los hoteles a esperar que lleguen viajeros o salgan de ellos para abordarlos y de manera amenazante e intimidatoria pedirles limosna y que si no atienden la solicitud les responden con acciones violentas, con insultos y hasta con escupitajos.

Es urgente, pues, que las autoridades, simultáneamente con el trabajo que dicen estar haciendo para atener de fondo el problema, le pongan mano a una situación que, como bien lo dice Cotelco, no solo está espantando los turistas y viajeros, sino que le están generando una pésima imagen a Pereira y a la región.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -