20.9 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

En buena hora

En la ciudad hay decenas de predios que por falta de vigilancia, de control y lamentablemente de interés, están en manos de usurpadores, de inescrupulosos y de negociantes.

El alcalde Mauricio Salazar presidió personalmente la semana pasada la recuperación de un lote localizado en el barrio Villa Verde, de propiedad del municipio, en el que se estaba adelantando ilegalmente la construcción de una caseta. El predio estaba desde hace mucho tiempo en manos de invasores que, aprovechando el descuido del gobierno, se habían apoderado de él.

El lote de Villa Verde es solamente uno de los muchos inmuebles que son propiedad del municipio y hoy están en poder de vividores que, valiéndose de argucias jurídicas o de la negligencia del Estado que ni siquiera sabe qué bienes tiene, se han apoderado de ellos, han levantado construcciones y actúan como “señores y dueños”.

En la ciudad hay decenas de predios que han sido entregados al Municipio como áreas de cesión o de compensación en los proyectos de construcción que han adelantado las empresas constructoras y que por falta de vigilancia, de control y lamentablemente de interés, están en poder de usurpadores, de inescrupulosos y de negociantes.

Esto para no hablar de los parques y zonas destinadas para la recreación y la práctica de algunas disciplinas deportivas, localizadas en los distintos barrios de la ciudad, donde igualmente los vividores han aprovechado la desidia oficial para levantar casetas y construcciones supuestamente para la utilización de las respectivas comunidades, pero que con el tiempo las han convertido en confortables viviendas o en locales para el negocio de comidas o de otra naturaleza.

Un ejemplo a la vista de esto es un lote localizado en la carrera 11 entre calles 23 y 24 y que está considerado zona de protección de la canalización de la quebrada “Egoyá”. Este predio había sido invadido hace mucho tiempo por un “avispado” que no tuvo inconveniente en cerrarlo con muros de ladrillo y montar un lucrativo parqueadero.

Después de las reiteradas denuncias de la comunidad vecina y de un dispendioso proceso jurídico, el Municipio lo recuperó hace un par de años, sembró algunos árboles y nuevamente instaló unos juegos infantiles. Lamentablemente, como siempre ocurre, la Administración lo descuidó y los vividores de siempre tomaron posesión nuevamente del predio.

Hoy, no queda nada del parque que se había recuperado y en su reemplazo funciona el lugar de trabajo de todos los talleres y negocios de reparación de vehículos de la cuadra, de un parqueadero de motos y, claro está, del tradicional expendio de estupefacientes que siempre ha existido en la caseta que hay construida en una esquina del lote y que nadie explica por qué cuando se  recuperó el predio nunca se tumbó.

En buena hora, pues, la decisión de la nueva administración municipal de recuperar aquellos predios del Municipio que por descuido de los anteriores gobiernos, han sido invadidos  y en muchos de ellos hay grandes construcciones, de adecuarlos y rescatarlos para el uso y disfrute de las comunidades vecinas. Ojala, esa política se mantenga.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -