17 C
Pereira
viernes, septiembre 30, 2022

El robo de vehículos

En el departamento se roban un vehículo todos los días. Esto se desprende de un reciente informe divulgado por las autoridades sobre el comportamiento delicuencial en Risaralda y en especial sobre el avance de las distintas modalidades de hurto y robo a personas, viviendas y comercio.

Según este documento, en lo que va corrido del año, se han recibido en el Departamento 196 denuncias por robo de vehículos, incluyendo motos, es decir un automotor cada día. En solo el Área Metropolitana las personas que han recurrido a las autoridades para ponerlas en conocimiento de la pérdida de un vehículo, son 174.

Este último y preocupante dato contrasta con el del 2020, cuando a la misma fecha las autoridades habían recibido 94 denuncios por robo de vehículos, lo que quiere decir que este mal se ha duplicado en el Área Metropolitana en los primeros siete meses de este año en comparación  con lo que sucedió el año anterior.

La pregunta que cualquiera se hace es ¿qué ha pasado para que de un año a otro con un delito que si bien ha tenido presencia en el Departamento no tenía registros alarmantes, se haya disparado de esta manera? Se dirá que estos datos incluyen el robo de motos y que buena parte de los números corresponden a la pérdida de estos aparatos, cosa que es cierta; pero igual de grave es el robo de motos como de vehículos tradicionales.

La facilidad con que los delincuentes se llevan una moto y el descuido de los motociclistas que dejan sus motos estacionadas en cualquier parte y al cuidado de nadie, no explican por si solo el desbordado crecimiento de este delito. Este es un fenómeno que no puede dejarse prosperar en el departamento y que hay que atacar con toda decisión.

En el caso de los vehículos tradicionales es un poco más difícil, porque los delincuentes se roban el vehículo e inmediatamente los ingresan a un desguasadero donde en cuestión de horas queda  reducido a piezas que se venden fácilmente en el mercado negro y que no es sencillo hacerles un seguimiento.

No ocurre lo mismo con las motos robadas que por su variedad y similitud una con otra, pueden seguir circulando sin que sean detectadas fácilmente por las autoridades, salvo un control muy estricto y permanente por parte de las autoridades sobre las motos que van y viene por toda la ciudad.

Por supuesto, en manos de los  motociclistas está no facilitar el trabajo de los delincuentes dejando sus motos en cualquier parte y sin la debida protección; pero la responsabilidad última de la seguridad en la ciudad y la lucha contra la delincuencia organizada está en cabeza de las autoridades.

Por eso, estas deben ajustar sus estrategias para, de un lado ubicar los lugares dode los ladrones venden el producto de sus fechorías antes de que los vehículos sean desapaecidos y del otro, estremar el control en las calles para tratar de detectar las motos robasdas que siguen circulando por toda la ciudad y que, entre otras cosas, son usadas con fecuncia para la comisión de otros delitos. Es la única manera de bajar los preocupantes índices de robos de vehículos que arroja el departamento.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -