El “Doce de Octubre”

Celebran hoy, los pueblos de América, el día de su descubrimiento y en todas partes se rinde homenaje a Cristóbal Colón, el genio que despistado de la ruta técnica y desorientado de su brújula, llegó a las tierras de un continente que denominó las Indias. Y al conmemorar aquella hazaña, los pueblos indoamericanos rinden tributo a la Madre España que, según la tradición, ignoró cuando su reina entregó sus joyas para fundir con ellas una Espada y una Cruz que debía enviar flotantes sobre los mares para que orlaran la efigie del Almirante, en el momento del desembarque.

Pero no creyó el mundo del siglo XV que las Indias de Colón ya habían sido descubiertas, pues los escandinavos atravesaron Islandia para llegar a Groenlandia en el norte del Continente. Aquello ocurrió en el siglo IX o X, según lo afirmaron los hermanos Reclus o don César Cantú.

Crónicas indiscutibles hoy, refieren que navegantes que perdieron el rumbo fueron arrojados por una tempestad hasta La Florida. Los científicos que nos visitaron provenientes de Europa, al finalizar el siglo XVIII, confirmaron la llegada de europeos al continente americano. De todas maneras, los datos históricos se pierden en el discurrir de las leyendas y una nueva época surge a partir del siglo XV debido a la aplicación de las nuevas ciencias que ya estaban en evolución.

La mayor actividad del hombre era la navegación que venía desarrollándose desde que el imperio romano hacía su comercio por los puertos y los Césares eran los dueños del mundo, hasta que sintieron la competencia con los navíos portugueses y las fragatas españolas que los reyes estimulaban. Por eso, la brújula y el astrolabio empezaron a acompañar la cruz en las expediciones.

Había que ensanchar, pues, los horizontes, porque los pueblos cristianos no conocían más que el norte de África, el cercano Oriente y el medio día de Europa. El resto del mundo apenas se contaba cuando dudaban de las crónicas de Marco Polo en sus aventuras por el Japón.

Con algunos conocimientos del Mediterráneo, Colón resultó en Portugal y allí contrajo matrimonio con la hija de Felisa Moñiz, unión de la cual resultó Diego, su compañero de hazañas. Toscanelli, cosmógrafo florentino, estimuló sus proyectos y Colón se dedicó, en un vaivén entre los reyes de Portugal y de España a esperar un auxilio, hasta que con la ayuda de la reina Isabel logró la despedida que le hizo el padre Merchán en el puerto de Palos de Moguer, con la bendición de las tres famosas carabelas que confió lleno de fe a los destinos de la Providencia.

Se embarcó Colón con los hermanos Pinzón, el 3 de agosto de 1492, empeñados en realizar la más grande hazaña de todos los tiempos y distribuidos en tres modestas embarcaciones hicieron el recorrido hasta que el 11 de octubre lanzaron los gritos de tierra.

Después, a partir del 12 de octubre, se transforma el panorama del mundo, se consolida el poderío de Roma al multiplicarse los bautizados en la Iglesia de Cristo, adquiere un hemisferio para sus dominios la Corona Española y don Miguel de Cervantes toma posesión de un lenguaje que hará para él la consagración de los siglos.

Compartir