19.1 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

Reforma Pensional en la cuerda floja: un análisis detallado de sus implicaciones

El reloj del Congreso está marcando el tiempo para el proyecto de reforma pensional, y el tic-tac se escucha cada vez más fuerte. Con menos de 70 días para su sobrevivencia legislativa, la iniciativa ha enfrentado días tumultuosos en la plenaria del Senado, donde se encuentra en su segundo debate. Sin embargo, su destino parece tambalearse, especialmente después de que la reforma a la salud, otra pieza clave en la agenda del presidente Gustavo Petro, naufragara el pasado 3 de abril.

La ambición del Gobierno es trascendental: modificar por completo el sistema pensional en Colombia, actualmente regido por la Ley 100 de 1993. Este sistema mixto, concebido hace tres décadas, tenía como objetivo principal resolver los problemas financieros del desaparecido Instituto de Seguros Sociales (ISS) de los años 90 y garantizar un mayor acceso a la pensión para los adultos mayores. Sin embargo, el sueño de su plena realización aún no se ha materializado, a pesar de algunos avances.

Aunque la cobertura del sistema ha aumentado, pasando del 17.2% en 2005 al 24.6% en la actualidad, aún queda mucho por hacer. Solo uno de cada cuatro adultos mayores logra pensionarse en el país, una realidad preocupante que refleja la insuficiencia del sistema actual.

Con aproximadamente 1.9 millones de pensionados en Colombia, de los cuales 1.6 millones están afiliados a Colpensiones y cerca de 300,000 al sistema de fondos privados, la protección para la vejez sigue siendo escasa. La mitad de estos pensionados reciben una mesada equivalente a un salario mínimo, agravando aún más la situación.

En el ámbito financiero, el sistema enfrenta desafíos significativos. El gasto en pensiones sigue en aumento, alcanzando los 96 billones de pesos en 2023, lo que representa un aumento del 23% en comparación con el año anterior. A pesar de los considerables ahorros registrados por los fondos privados, estimados en 406 billones de pesos, el sistema sigue enfrentando problemas estructurales.

El envejecimiento de la población es un factor crucial que agrava la situación. Colombia no es ajena a la transición demográfica que muchos países están experimentando, con una mayor esperanza de vida y una disminución en la proporción de personas en edad de trabajar. Esta tendencia ejerce una presión adicional sobre el sistema pensional, ya que habrá menos personas en edad productiva y más adultos mayores que necesitarán protección.

Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, advierte sobre los riesgos de mantener sistemas de reparto en un contexto demográfico cambiante. Con una reducción proyectada en la relación trabajador-adulto mayor, los sistemas de reparto se vuelven inviables a largo plazo y requieren reformas constantes para mantenerse a flote.

La propuesta de reforma del Gobierno busca establecer un sistema único de pilares, donde las cotizaciones por debajo de tres salarios mínimos vayan a Colpensiones y las superiores a los fondos privados. Sin embargo, la crítica principal radica en que, debido a los niveles de ingresos en el país, el 90% de los afiliados a los fondos privados pasarían a Colpensiones.

En este contexto, la necesidad de una reforma pensional es urgente y evidente para todos los actores involucrados. Sin embargo, el desafío radica en encontrar la reforma adecuada que pueda perdurar en el tiempo y garantizar la sostenibilidad del sistema pensional colombiano. En las próximas semanas, el Congreso se enfrentará a la crucial tarea de decidir el destino de esta reforma, una decisión que tendrá un impacto significativo en el futuro de la protección social en el país.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -