22.4 C
Pereira
martes, junio 25, 2024

Primeras reacciones al juicio contra Álvaro Uribe

Álvaro Uribe se enfrenta a un juicio por fraude procesal y soborno a testigos, ante el juzgado 44 penal del circuito de Bogotá, presidido por la jueza Sandra Liliana Heredia Arana. Este hecho marca un precedente sin igual en la historia del país, siendo la primera vez que un exmandatario se enfrenta a un juicio de esta magnitud.

La Fiscalía General de la Nación ha presentado acusaciones formales contra Uribe, argumentando que habría sobornado a exparamilitares para que testificaran a su favor en un caso judicial. Esta disputa legal tiene su raíz en un prolongado conflicto entre Uribe y el senador Iván Cepeda.

Inicialmente, la acusación presentada por la Fiscalía parecía frágil, omitiendo pruebas que implicaban a tres reclusos de la cárcel de Cómbita: Máximo Cuesta Valencia, alias ‘Sinaí’, Giovanni Cadavid y Elmo José Marmol, alias ‘El Poli’. Además, se señalaba a Uribe como presunto determinador en lugar de coautor, lo que podría complicar el proceso para la Fiscalía.

El expresidente ha reiterado en múltiples ocasiones que el proceso está influenciado por sus opositores políticos, argumentando que no tiene garantías suficientes. Esta afirmación cobra especial relevancia ante la peculiaridad del caso.

La audiencia de formulación de acusación comenzará este mismo día, marcando el inicio de una fase crucial en este proceso judicial. Se espera que la defensa de Uribe recurra nuevamente a solicitudes de nulidad, particularmente respecto a las interceptaciones telefónicas que han sido previamente denegadas por las autoridades judiciales.

Uribe ha aprovechado los minutos previos al juicio para reiterar su inocencia y denunciar lo que él percibe como irregularidades en el proceso. Desde su residencia en Llanogrande, ha lamentado la situación, expresando que sus antagonistas políticos han logrado transformarse en acusadores judiciales.

“Horas antes de empezar este juicio, afirmo que mis antagonistas políticos han logrado convertirse e mis acusadores judiciales, unos de ellos cercanos a la Farc, y otros colaboradores directos, o indirectos, cubiertos por la cautivante palabra paz, usada para prorrogar el terrorismo a través de la indulgencia de impunidad absoluta”, dijo el expresidente desde su casa en Llanogrande.

“Siento desazón, dolor, que tengan en juicio al magistrado Prada, que nunca buscó a los de Neiva. Al contrario, lo buscaron como antes a otros allegados míos para informar que Monsalve había mentido y quería decir la verdad. Confieso que me da indignación que el magistrado acuse al doctor Prada de cómplice mío, que yo lo mandé y que buscó al recluso Monsalve para sobornarlo”, apuntó Uribe.

A medida que el juicio avanza, la atención del país se centra en este caso sin precedentes, que podría tener implicaciones significativas para el panorama político y judicial de Colombia.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -