22.3 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

Posibles causas del asesinato del director de La Cárcel La Modelo

Nuevas revelaciones sugieren que el Gaula de la Policía Nacional podría tener las claves para resolver el brutal asesinato del coronel Elmer Fernández, director de la cárcel La Modelo de Bogotá. Fernández fue emboscado y asesinado en la noche del pasado 16 de mayo en inmediaciones de la calle 80 con carrera 30 en Bogotá.

Durante más de un año, la división policial encargada de combatir el secuestro y la extorsión ha estado desentrañando una red de call centers clandestinos que operan desde diversas penitenciarías en todo el país. Estos centros, incluido uno en La Modelo, están vinculados a actividades de extorsión telefónica con ramificaciones armadas fuera de las instalaciones carcelarias.

Lo más alarmante es la posible complicidad de algunos funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), quienes podrían actuar como cómplices e incluso socios de estas organizaciones delictivas. La introducción de tarjetas SIM en las cárceles, que permite cambiar constantemente los números desde los cuales se realizan las llamadas de extorsión, se lleva a cabo con la colaboración interna.

La falta de colaboración entre los investigadores del Gaula y las autoridades penitenciarias, debido a la compartimentación de la información de inteligencia para evitar filtraciones, ha obstaculizado los esfuerzos para desmantelar estas redes criminales. Los investigadores del Gaula temen que la penetración de estas bandas entre los funcionarios del Inpec dificulte aún más su trabajo.

El asesinato del coronel Fernández ha arrojado aún más luz sobre esta oscura realidad. El hecho de que el pistolero haya usado una sola bala, a pesar de que lo seguía desde hacía un largo tramo y sabía que no contaba con un vehículo blindado, sugiere un conocimiento íntimo de los movimientos de la víctima y una audacia sin precedentes por parte de los perpetradores.

A medida que las investigaciones continúan, se espera que el Gaula juegue un papel crucial en la identificación y captura de los responsables de este crimen atroz, así como en el desmantelamiento de las organizaciones criminales que operan desde el interior de las instituciones penitenciarias.

La Policía de Bogotá, al enterarse del asesinato, activó un plan candado para dar con el paradero de los responsables, mientras que el ministro de Justicia, Néstor Osuna, expresó su solidaridad con la familia del coronel Fernández.

El presidente Gustavo Petro condenó el crimen y anunció medidas contundentes, incluida la convocatoria de un consejo de seguridad extraordinario para abordar la situación en todas las cárceles del país.

Según informes, el control penitenciario ejercido por Fernández no fue bien recibido por los criminales, especialmente por grupos como la Oficina de Tuluá, conocida como la banda de La Inmaculada, a la que se atribuye la autoría del mensaje amenazante.

El director Fernández, a pesar de haber informado previamente a la Fiscalía sobre las amenazas, no contaba con un esquema de protección asignado. La preocupación por la seguridad de los funcionarios penitenciarios se intensifica, especialmente después de los recientes asesinatos de otros miembros del Inpec.

La Unión de Trabajadores Penitenciarios ha alertado sobre un plan pistola dirigido contra los funcionarios del Inpec desde febrero de este año, lo que subraya la necesidad urgente de medidas de protección efectivas por parte de las autoridades pertinentes.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -