22.3 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

La Corte Penal Internacional solicita órdenes de captura contra Benjamin Netanyahu y líderes de Hamás

La Corte Penal Internacional (CPI) ha solicitado este lunes la emisión de órdenes de arresto contra el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, su ministro de Defensa, Yoav Gallant, y varios altos cargos del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) por presuntos crímenes de guerra y contra la humanidad. Estos cargos surgen a raíz de los ataques del 7 de octubre por parte del grupo islamista y la posterior ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza.

El fiscal jefe del CPI, Karim Khan, explicó en un comunicado que las órdenes de arresto contra Netanyahu y Gallant se basan en «motivos razonables» para creer que ambos tienen «responsabilidad penal» en crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad “cometidos en el territorio del Estado de Palestina, en la Franja de Gaza, al menos desde el 8 de octubre”.

En paralelo, Israel ha sido acusada por Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de llevar a cabo una supuesta campaña de genocidio en la Franja de Gaza, intensificada por la operación militar en Rafah. Estas acusaciones fueron calificadas por Israel como “desconectadas de la realidad”.

El abogado Gilad Noam, representante de Israel ante la CIJ en La Haya, defendió que «está en marcha una guerra trágica, pero no hay genocidio». Noam afirmó que las acusaciones de Sudáfrica están “totalmente desconectadas de los hechos y las circunstancias”.

Sudáfrica ha solicitado al máximo tribunal de la ONU que ordene detener el asalto contra Rafah, considerada por Israel como el bastión de los últimos batallones de Hamás, que gobierna la Franja de Gaza desde 2007. Israel ha reiterado su “inquebrantable” compromiso con el derecho internacional, calificando las acusaciones sudafricanas de “completamente infundadas” y “moralmente repugnantes”.

La respuesta de Israel

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, defendió la necesidad de la operación en Rafah, afirmando que medio millón de civiles ya han huido de la ciudad, lo que evitaría una “catástrofe humanitaria”. A pesar de la oposición de Estados Unidos, su principal aliado, Netanyahu mantuvo la orden de ofensiva. El ministro de Defensa, Yoav Gallant, aseguró que “entrarán más tropas” en Rafah y que “la actividad [militar] se va a intensificar”.

Gilad Noam expuso que Israel es consciente del gran número de civiles en Rafah y de los esfuerzos de Hamás por utilizar a civiles como escudos. Afirmó que no ha habido hasta el momento ningún ataque “a gran escala” en Rafah, sino “operaciones específicas y localizadas precedidas de esfuerzos de evacuación y de apoyo a las actividades humanitarias”.

El embajador sudafricano en Países Bajos, Vusimuzi Madonsela, destacó que Sudáfrica esperaba que se frenara el “proceso genocida para preservar a Palestina y a su pueblo”, pero sostuvo que “el genocidio de Israel ha continuado y alcanzó una nueva y horrenda fase”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -