22.4 C
Pereira
martes, junio 25, 2024

Investigadores descubren el potencial de la cáscara de naranja para mejorar la salud cardiovascular

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Florida (UF) ha revelado que el extracto de cáscara de naranja podría ser una herramienta crucial para mejorar la salud cardiovascular. Financiado con una generosa subvención de medio millón de dólares del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), este estudio destaca el potencial de los fitoquímicos presentes en las cáscaras de naranja para reducir la producción de sustancias químicas dañinas asociadas con enfermedades cardiovasculares.

El estudio, liderado por la profesora asociada Yu Wang del Instituto de Ciencias Agrícolas y Alimentarias de Florida (UF/IFAS), se centró en el efecto de dos tipos de extractos de cáscara de naranja: una fracción polar y una fracción apolar. Utilizando disolventes polares y no polares, los investigadores lograron separar estas fracciones, permitiendo estudiar sus propiedades y efectos sobre la producción de Trimetilamina N-óxido (TMAO) y Trimetilamina (TMA), sustancias químicas asociadas con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Los resultados mostraron que el extracto de la fracción no polar inhibe eficazmente la producción de estas sustancias químicas perjudiciales. Además, se descubrió que la fracción polar contenía un compuesto llamado feruloilputrescina, conocido por su capacidad para inhibir la enzima responsable de la producción de TMA.

La profesora Yu Wang destacó la importancia de estos hallazgos, señalando que «este es un hallazgo novedoso que resalta el potencial de la feruloilputrescina en la salud, mediante la reducción del riesgo de una enfermedad cardiovascular».

Cada año, se generan aproximadamente 5 millones de toneladas de cáscaras de naranja en Estados Unidos, la mayoría de las cuales se desperdician o se utilizan para la alimentación animal. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha clasificado los extractos naturales de la cáscara de naranja como seguros para el consumo humano, abriendo nuevas posibilidades para su uso en la industria alimentaria y farmacéutica.

La investigación también tiene implicaciones significativas para la población hispana en los Estados Unidos, donde las enfermedades cardiovasculares afectan a una proporción significativa de la población. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, entre 2015 y 2018, el 52,3 % de los hombres y el 42,7 % de las mujeres hispanas mayores de 20 años padecieron enfermedades cardiovasculares, una afección que causó el fallecimiento de miles de personas durante ese período.

La profesora Wang expresó su optimismo sobre el futuro de esta investigación, sugiriendo que «los hallazgos sugieren que las cáscaras de naranja, tradicionalmente consideradas residuos, podrían transformarse en ingredientes valiosos para productos dietéticos y alimentarios que promuevan la salud cardiovascular». Con el desarrollo de alimentos funcionales enriquecidos con estos compuestos bioactivos, se podrían proporcionar nuevas estrategias terapéuticas para mejorar la salud del corazón.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -