20 C
Pereira
miércoles, junio 19, 2024

Investigación revela que actividad humana acelera la descomposición de materia orgánica en ríos y arroyos

Un equipo de investigadores liderado por la Universidad de Georgia (EE.UU.) ha publicado un estudio en la revista Science que sugiere que los seres humanos podrían estar acelerando la descomposición de la materia orgánica en ríos y arroyos a nivel mundial. Este fenómeno podría agravar las emisiones de gases de efecto invernadero y amenazar la biodiversidad, advierte el estudio.

Los ríos y arroyos desempeñan un papel crucial en el ciclo global del carbono al almacenar y descomponer grandes cantidades de hojas, ramas y otras materias vegetales. El proceso natural comienza cuando una hoja cae al río y es colonizada por bacterias y hongos, que luego son consumidos por insectos. Estos insectos usan el carbono almacenado en la hoja para crecer, produciendo más insectos que sirven de alimento a los peces. Sin embargo, este proceso está cambiando en áreas afectadas por la urbanización y la agricultura, según el comunicado de la Universidad de Georgia.

Los investigadores descubrieron que en estas zonas, la rapidez de descomposición de la hojarasca ha aumentado, impidiendo que los insectos absorban adecuadamente el carbono de las hojas. Como resultado, el carbono se libera a la atmósfera, contribuyendo a la contaminación por gases de efecto invernadero y alterando la cadena alimentaria.

«Cuando se piensa en emisiones de gases de efecto invernadero, suelen venir a la mente tubos de escape y fábricas, pero gran parte del dióxido de carbono y el metano procede de los ecosistemas acuáticos», explicó Scott Tiegs, de la Universidad de Oakland y coautor del estudio. La adición de contaminantes por nutrientes, como fertilizantes, eleva la temperatura del agua y las tasas de descomposición, lo que dirige más CO2 a la atmósfera.

El estudio, que recopiló datos de campo de 550 ríos de todo el mundo con la colaboración de más de 150 investigadores de 40 países, generó una de las primeras estimaciones de las tasas de descomposición en ríos y arroyos, incluyendo zonas poco estudiadas como los trópicos. Usando modelos predictivos, los investigadores identificaron factores ambientales, como el aumento de las temperaturas y de las concentraciones de nutrientes, como responsables del aumento de las tasas de descomposición.

Los investigadores observaron que la descomposición de la celulosa en los ríos está muy influida por factores ambientales cada vez más afectados por actividades humanas en todo el mundo. Los ecosistemas terrestres generan anualmente más de 100.000 millones de toneladas de detritus vegetal. El destino de esta materia (almacenamiento a largo plazo, mineralización en gases de efecto invernadero o incorporación a las redes tróficas) depende de las tasas de descomposición.

Dado que la materia orgánica se añade continuamente a los ríos y arroyos, es crucial entender bien los factores que influyen en su descomposición, especialmente a grandes escalas espaciales y en regiones tropicales, donde se produce gran parte de la materia vegetal de la Tierra. Para que los modelos globales del carbono sean precisos, es necesario conocer los mecanismos de estos procesos y mejorar las predicciones sobre futuros escenarios de cambio ambiental.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -