21.4 C
Pereira
martes, junio 25, 2024

El primer usuario del implante cerebral de Neuralink

Noland Arbaugh, de 30 años, es la primera persona en usar el dispositivo cerebral de Neuralink, una startup cofundada por Elon Musk. En una entrevista exclusiva con WIRED, Arbaugh relata su experiencia de manejar una computadora con su mente y la nueva sensación de independencia que ha adquirido.

En 2016, Arbaugh sufrió una lesión medular mientras nadaba en un lago, lo que lo dejó paralizado del cuello para abajo. Desde entonces, ha dependido de su familia para sus necesidades diarias y ha luchado con la adaptación a su nueva vida.

Este año, Arbaugh se convirtió en el primer receptor de «Telepathy», el dispositivo experimental de Neuralink. Este implante cerebral, conocido como interfaz cerebro-computadora (BCI, por sus siglas en inglés), descodifica las señales de movimiento del cerebro y las traduce en comandos informáticos. Con solo pensar en mover un cursor en su laptop, Arbaugh puede controlar la computadora casi totalmente.

Antes del implante, Arbaugh dependía de un bastón bucal para manejar un iPad, lo que resultaba incómodo y limitante. Ahora, con el dispositivo de Neuralink, puede navegar por internet, jugar videojuegos y realizar varias tareas al mismo tiempo con facilidad. Neuralink ha informado que Arbaugh ha batido el récord humano de control del cursor con una BCI.

El implante no solo le ha permitido a Arbaugh recuperar una sensación de independencia, sino que también ha aliviado la carga de su cuidado sobre su familia. «Me ha hecho más independiente, y eso no solo me ayuda a mí, sino a todos los que me rodean», comenta.

Arbaugh pasó por un proceso de selección exhaustivo para calificar para el ensayo clínico de Neuralink, que incluyó entrevistas, pruebas médicas y evaluaciones psicológicas. Aunque hubo riesgos, Arbaugh decidió seguir adelante, confiando en la tecnología y en el equipo de Neuralink.

La operación fue un éxito, y al día siguiente, Musk informó que el dispositivo registraba picos neuronales. Arbaugh describe la experiencia como muy intuitiva, explicando que el dispositivo traduce sus intentos de mover partes del cuerpo en comandos informáticos precisos.

Aunque algunos de los hilos del implante se salieron inicialmente, el problema se solucionó rápidamente con ajustes en el software. Arbaugh permanece optimista sobre la estabilidad y el potencial del dispositivo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -