19.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

La “Lorenzoneta” nos pone a soñar

Es tendencia

- Advertisement -

Por: Rodrigo Tabares Ruiz

Grandes ilusiones y expectativas sigue generando entre los aficionados de nuestro país la Selección Colombia al mando del técnico argentino Néstor Lorenzo, tras cerrar con éxito la gira europea. La ‘tricolor’ derrotó a España y Rumania mostrando buen juego e ilusionando a todos los hinchas con una gran actuación en la Copa América, donde el sueño es alzar el título por segunda vez.

Desde la llegada del estratega argentino el 2 de junio de 2002 su balance con el equipo nacional ha sido superlativo, con un rendimiento del 81.48 %, gracias a las 13 victorias y 5 empates. Durante este periodo, Colombia ha vencido con categoría y buen futbol a selecciones campeonas del mundo, como Brasil, España y Alemania. Muchos celebran y no es para menos. Parece que Colombia encontró un estilo y una identidad futbolística que hoy la tienen en la tercera casilla en las eliminatorias y como la única invicta de Sudamérica.

La cátedra de buen fútbol exhibida ante Rumania en el primer tiempo, donde el combinado patrio manejó el ritmo del partido, aceleró, frenó, pisó y dominó, muestra que puede enmendar el error de entregar los primeros 45 minutos para corregir en el segundo tiempo. No obstante, hay críticas de varios aficionados y de un sector de la crónica deportiva, porque en otras ocasiones Colombia era la gran favorita por los sonoros triunfos en los amistosos, pero a la hora de encarar la alta competencia se desinfló y los resultados no fueron los esperados. 

Del otro lado están quienes ven a la Selección Colombia como futura campeona de la Copa América apalancados en las victorias en los partidos amistosos y en las estadísticas favorables del combinado patrio.

En este sentido es necesario señalar que, en nuestra cultura, el término medio no existe; nos movemos de un extremo a otro, del elogio desbordado a la crítica despiadada. Un día la selección colombiana de fútbol es la mejor del mundo por obtener un brillante triunfo ante un equipo de grandes pergaminos; pero otro día es calificada como la peor, después de una derrota ante un rival considerado “débil”.

Finalmente, el llamado a los jugadores es a que tengan una mentalidad ganadora, pero no sobradora, y a los hinchas para que afronten de manera mesurada no sólo las derrotas, sino también los triunfos, debemos valorar los logros de nuestros deportistas en sus justas proporciones y brindarles apoyo en los momentos buenos y malos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -