22.6 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Sin Piedad: Mujeres y Devoción

La vocación de Teresa de Lisieux (Francia, 1873-1897) enseña lo que es la
entrega total al amor.

Gracias a la tía Lúa aprendí a leer las imágenes en las iglesias. Allí comienza mi
fascinación por la historia y la literatura. El tazón a los pies de Martín de Porres,
con sus ratoncitos, está relatando una fábula sobre la convivencia en la que se
desplazan los intereses de los humanos y sus proyectos, para cuidar de las otras
especies que integran la casa común.
La hagiografía, el estudio de las vidas de santos, fue una pasión que alimenté de
niño y de la que no me he querido separar. La lectura es menos ingenua, claro
está. Algo del materialismo de Marx y de la psicología de Freud hacen su
aparición para quitarle capas al milagro y dejar las preguntas alrededor sobre la
aspiración espiritual que se busca llenar con la devoción a este o aquel.
De ahí que, a veces, por ejemplo, cuando ingreso a una iglesia y contemplo sus
vitrales, sus esculturas, sus pinturas, afirmo inquietudes por temas como la
representación de la mujer en los altares. En las iglesias de esta región son pocas
las santas que se veneran. El indiscutible primer lugar corresponde a la Virgen
María con sus muchas advocaciones, pero ese es otro tema. Después de ella,
¿cuáles son las mujeres más conocidas?

Son pocas
Martha, la de Betania y Ana, la abuela de Jesús. Las mártires Lucía, Bárbara y
Cecilia. Quizá Laura Montoya, la colombiana. Algunas de estas también tienen
parroquias a las que podemos sumar: Teresa de Lisieux, Clara de Asís y Rosa de

Lima. En realidad, son muy pocas las mujeres que se entronizan para la piedad
popular. No así las tiendas de artículos religiosos donde hay un poco más de
variedad con Teresa de Calcuta a la cabeza, seguida de Rita de Casia. ¿Cuáles se
me escapan?
En Pereira, la iglesia de San José, al inicio de la Avenida Circunvalar, parece la
excepción que confirma la regla. En sus vitrales se muestra a seis religiosas:
Teresa de Lisieux, Teresa de Ávila, Teresa de los Andes, Edith Stein, Maravillas de
Jesús e Isabel de la Trinidad.
¿Dónde está la razón de ese “olvido”? ¿Es que las santas no son taumaturgas
rentables? ¿Será que sus virtudes heroicas no nos trazan un modelo a seguir?

Un nombre común
El interés por conocer de una manera más profunda el rostro de las santas, tuvo
en mí un momento decisivo con el trabajo que el teólogo español Antonio Royo
Marín, dedica a las doctoras de la iglesia. Pienso sobre todo en las páginas en las
que presenta la voluntad de Pablo VI, como un desafío a la tradición de siglos en
la que el trabajo intelectual de las mujeres cristianas, valioso al nivel de Juan de la
Cruz o Agustín de Hipona, no tenía igual reconocimiento porque el sexo resultaba
un obstáculo.
A la fecha de la publicación de su texto, 2002, las doctoras eran tres: Catalina de
Siena y las Teresas de Ávila y de Lisieux. Diez años después, Benedicto XVI
sumó al canon una más con la alemana del medioevo, Hidelgarda de Bingen. Los
varones son 33.
El que dos de las doctoras llevasen por nombre el de Teresa no me pareció una
curiosidad menor y me hice su devoto. Además, como las dos escribieron, también
encontraron su lugarcito en el sagrado espacio de mi biblioteca, así tuviesen que
estar al lado de libros menos y nada santos. Luego abrí el espacio para incluir a
Edith Stein, llamada en religión Teresa Benedicta de la Cruz, una intelectual del
siglo XX, carmelita también. De ahí que la lectura del libro de Gina Loehr, Las
cuatro Teresas, resultara un imperativo.

Las cuatro Teresas
De entrada la propuesta fue una cordial invitación: el repaso por el resumen de la
Ley y los Profetas judíos: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda
tu alma, con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo” (Mt 22, 37-39).
Para la teóloga americana, la vocación de Teresa de Lisieux (Francia, 1873-1897)
enseña lo que es la entrega total al amor. Teresa de Ávila (España, 1515-1582)
con su texto insigne, Las moradas o El castillo interior propone una exploración
sobre lo que es el alma y sus movimientos. Teresa Benedicta (Polonia, 1891-1942)
fue una filósofa, discípula de Edmund Husserl, cuyo primer trabajo fenomenológico
abordó el problema de la empatía. En cuarto lugar, Loehr concluye con la más
popular y mediática de las cuatro, Teresa de Calcuta (Macedonia, 1910 – India,
1997) por su trabajo entre los más pobres y enfermos de la India.
Al inicio de este recorrido aludí a la visión seglar y algo crítica con que ahora
abordo la hagiografía. De ahí que no pueda dejar de experimentar cierta
incomodidad con la elección de Teresa de Calcuta como modelo de amor al
prójimo. No puedo obviar el trabajo de Hitchens y las controversias alrededor de
su fundamentalismo que enturbian su labor con los pobres, el financiamiento de su
obra, entre otras. Creo que lo que se escriba de ella debe incluir una alusión a
estas polémicas. Desconocerlas no ayuda a la tarea de continuar un legado.
Ahora bien, incluso este sinsabor resulta provechoso. Es la forma de hacer bien la
tarea que hemos dejado pendiente.

RECUADRO (con tres fotos)

Padre Enrique Uribe, OCD
Mientras preparaba esta nota me llegó la noticia de la pascua del sacerdote
carmelita, Padre Enrique Uribe J., quien prestase sus servicios religiosos durante
tres décadas en Pereira. A la sazón del tema abordado aquí, debo reconocer que
fue él un gran conocedor y divulgador de la obra de Santa Teresa de Ávila.
Publicó, por ejemplo, unas “ayudas pedagógicas” que permiten sacar mayor

provecho de la Vida y Camino de perfección, así como Amistad, plenitud humana
en los que presenta los rasgos, los valores y virtudes que caracterizaron a la
Doctora de Ávila en su trato con los demás. También es de su autoría la
Cronología de los tres doctores carmelitas y de un hermosísimo libro: El color de la
luz y la luz del color, con el cual se aprecian mejor los vitrales que posee la iglesia
San José por la explicación de sus símbolos y la historia detrás de ellos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -