25.4 C
Pereira
miércoles, julio 6, 2022

Del aprendizaje a la calle

Es tendencia

- Advertisement -

* Hugo L?pez Mart?nez

Nuestros j?venes llegan hoy a la universidad con un deseo de conocer el mundo desde perspectivas cient?ficas más allí de nuestra atmásfera terrestre. Con s?lo pulsar el teclado la pantalla del computador, ellos obtienen informaciones sobre c?mo podráa ser el hombre y el mundo del futuro, qu? encantos y abyecciones tendrá la m?quina humana, qu? tipo de energ?a será utilizada para el transporte urbano y qu? tic tecnol?gico de la comunicaci?n nos pondr? en contacto con los experimentos en marcha en otros planetas.

 

Otros universitarios? buscan c?mo vivir en las ant?podas de la civilizaci?n materialistas. De alguna manera son s?bditos de la tendencia ecologista en el mundo.? As? como lo fue Paul Gauguin? en Tahit?, despu?s de renunciar a sus clientes en el mercado del arte en Par?s. Tambi?n muchos estudiantes desear?an vivir la experiencia de Robinson Crusoe.? Quisieran experimentar la vida en una isla, habitada por huellas en la duda de si corresponde o no al ser humano.

 

Los estudiantes de b?sica y secundaria de una escuela rural? piensan en el d?a a d?a sobre c?mo? amaneci? el puente que separa sus casas del colegio. Se preguntan si ya nombraron al profesor de Biolog?a en reemplazo del recientemente jubilado.? Los padres sospechan que el agua? lluvia de la noche anterior? ha? inundado salones, canchas y v?as terciarias.?

 

Los estudiantes del campo, en un futuro, dan por perdida la batalla para estudiar en una universidad. Deben adaptarse a la sempiterna realidad del mundo rural: aprender un oficio del pap?, ayudar en tareas? domásticas, cuidar de los mayores, ir de compras a la tienda a diez minutos a pie de la casa en b?squeda de la canasta familiar. Ning?n espacio de entretenimiento, excepto el billar para los chicos y las ofertas de Instagram para muchas.

 

Estos mismos estudiantes en la ciudad, est?n rodeados de productos tecnol?gicos. La misma alimentaci?n origina curiosidad para satisfacer demonios personales.? ?Por qu? no experimentar con la comida r?pida? ?Qu? pasa si por el camino me detengo con los compa?eros a ver el cl?sico Madrid y el Barcelona? ?Ppara qu? llegar temprano a casa si mis padres trabajan y mi hermano mayor est? en un curso? de programaci?n en el Sena?

 

La br?jula del d?a a d?a depende los caprichos de los amigos del colegio o de la cuadra.

 

En un art?culo de la revista Semana (Enero; 20-27;2019) el profesor Juli?n de Zubir?a Samper? de la Universidad? Nacional escribe como respuesta a estas disimiles conductas de los estudiantes en el campo y en la ciudad:

 

En Colombia, la educaci?n p?blica no es democr?tica, ni masiva, ni de calidad. Actualmente en las aulas, los j?venes no aprehenden a pensar, a leer o a argumentar. M?s triste aun: cada vez se aumenta la brecha entre lo que alcanzan los egresados de la educaci?n p?blica y los de los colegios privados de ?lite. Eso empeque?ece la democracia y eleva la inequidad. Estas notables debilidades convierten a las nuevas generaciones en presa f?cil de la manipulaci?n, de las noticias falsas y del engaño. Con facilidad, los pol?ticos los atemorizan para que voten seg?n su conveniencia y no seg?n la de los electores.

* Docente? UTP

Artículo anteriorCine y Arte: Degas
Artículo siguienteRecuperan m?dulos de espacio p?blico

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -