21.6 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

Huvier Marín Henao, Puro amor por Pereira

Charla con un ciudadano
donde se tocó la historia local con anécdotas y las interpretaciones humoristicas que la misma aguanta.

Angel Gómez Giraldo.

Huvier Marín Serna, es un ciuidadano, de la ciudad. Ama a Pereira y no puede vivir en otra urbe.
Al verlo no queda duda que desciende de aquellos antioqueños quienes llegaron a esta tierra en la llamada colonización tardía y los cuales con la caficultura y el comercio de telas extrajeras le dieron prosperidad a la hija de Cañarte, querendona, trasnochadora y morena, la misma en la que los poetas se han fijado para elogiarla con sus versos.
Huvier, nombre que al parecer buscaron sus padres en un elenco de actores de cine para bautizarlo, muestra mucha nobleza blanca en el rostro y la fuerza de sus ojos claros le permiten ser convincente para con los demás. Habla con la claridad del estadista.
Con un buen tono de voz , sostiene que el mejor título que le ha dado la vida es el de Pereirano.
Gracias a la buena influencia de sus padres, Juan Marín y Pastora Serna, él de la histórica ciudad de Anserma, Santana de los Caballeros, y ella de Santa Rosa de Cabal donde las araucarias tienen el privilegio de crecer hasta el cielo.
Ellos se conocieron, se amaron y se casaron al mismo tiempo aquí en la perla del otún.
Lo que hace corresponde plenamente a lo que piensa y dice, pues el señor Marín recorre todos los días el centro de su ciudad, dizque “para no olvidarla”.
-¿El sitio que más le gusta de esta “morenaza”?

-Definitivamente el sector del parque El Lago donde he vivido mis mejores años y continúo allí con el corazón contento.
Y así es, ya que el Lago Uribe Uribe fue el sitio donde hombres y mujeres, de mediados del siglo pasado dando vueltas a la fuente, hoy por hoy “mal tenida”, encontraron el amor para toda la vida o el que despanzurraron, desvarataron cual reloj de pulso ya sin uso.

La historia de la ciudad es clara al señalar que de El Lago para abajo, por la crrera séptima había un barrio de tolerancia y en la salida para Cartago, hoy carrera 10 bis entre calles 22 y 23 había otro llamado Colegurre.
Esto contribuía enormemente a que los hombres del entorno de El Lago vivieran felices.
Ahora, “barrio de telerancia” era la etiqueta que se le ponía o el nombre dado al lugar donde las mujeres de la llamada vida alegre entraban con los hombres a la casa no para atenderlos en la sala sino en la cama. Y de esta manera ejercían la prostitución.

-¿Un personaje de la ciudad digno de su admiración-?
-Sin lugar a dudas el poeta de la tierra, varon gallardo, de palabra y letra en verso. El mismo que perteneció a esos hombres que hacían negocios sin necidad de firmar papeles.
Conoció bien Huvier a Luis Carlos Gozález, así no más, sin títulos, elogios ni ponderaciones que él en su sencillez rechazaba.
Dentro de su seriedad el poeta tenía sus chispazos humoristicos, uno de ellos lo lanzó al responderle a un periodista cuando le preguntó por el secreto que tenía para componer tan buenos versos:
Querido periodista, escribo versos por costumbre, le dijo secamente pero luego añadió con gracia:
Considero que escribirlos constituye un vicio solitario y quien lo hace tiene gran semejanza con el mocetón montañero quue confesándose cristianamente con el canoso cura de la parroquia provinciana le decía con mucha satisfacción y algo de miedo: “Acúsome padre que yo mismo me saco el gusto”.
Es bueno recordar aquí que, el poeta Luis Calos González, el inspirado de la ciudad de las cien mil sonrisas, y muchas más, digo yo, nació en el año de 1.908 y falleció el 17 de agosto del año 1.985, y con su deceso la querendona, trasnochadora y morena, sufrió un gran dolor.
Eran las once de la mañana y se cumplía el solemne acto de inauguración del área cultural del Banco de la República en Pereira y se le daba su nombre.
Como que el poeta que siempre se presentó modesto no aguantó los elogios que le brindaron las personalidades que intervinieron en la ceremonia oficial, y el corazón le explotó cuando ya pasado el eventó resposaba en su residencia que ahora es musseo y hace parte de la sede del Concejo Municipal.
-¿Qué recuedos tiene de la Pereira de su infancia?-
El teléfono, ese pequeño aparato de color negro que sonaba para hacer la comunicación y que al comienzo fue privilegio de las familias más adineradas.
El mismo que como novedad fue objto de torpezas que hicieron chiste porque algunos de los usuarios al escuchar el timbre característico levantaban el auricular y en vez de de ubicarlo como es correcto, lo llevaban a la cabeza. Mejor dicho no sabían qué hacer con él.
Sin embargo es necesario anotar que en la historia de Pereira se encuentra registrado que en octubre del año 1.929 se dio el servicio telefónico con apacidad para 1 mil números o abonados. Sabemos además que las primeras pereiranas en ocupar el cargo de telefonista, fueron, Celmira Marulanda y Soledd Arenas.
Más adelante llegó a la teléfonica, con el mismo cago, Celmira Giménez Montes, mujer de rostro bellísimo y gran carisma, parienta de don Féliz González, procedente de Viterbo Caldas, agencista de Café quien llegó a ser reconocido y aprecido por la sociedad pereirana.
-Y, ¿el tranvía?
-Qué le digo del tranvía, que no solo se quedó en mi memoria sino que lo tengo a pocos pasos de mi casa como un sitio de entretenimiento para las personas mayores, pues se trata del Bar el tranvía allí en El Lago.
El tranvía como medio de transporte urbano fue puesto en servicio en el año de 1.927 con un importe de apenas 5 centavos.
Y para qué les digo más, si así es el ciudano Huvier Marín Henao que le gusta hablar y que le hablen de su querida Pereira.
Y si le hablan de su bella hija Ana María, periodista egresada de la Universidad Andina capítulo de Periera, “A ver quién puede con el” porque se derrama en elogios.
-Pero vea Angel, créame, “el periodista soy yo” pues lo he buscado para contarle todas estas cosas.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -