18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

¿Qué pasa de verdad en Naranjal?

Un conflicto entre vecinos genera confusión y desinformación entre las autoridades, los medios de comunicación y la ciudadanía que conoce el caso.

En la comuna San Joaquín, por el sector del Cardal, hace nueve años se estableció la urbanización Naranjal que fue construída por Coldecon. En todo este tiempo nadie había referido problemas de comunidad hasta esta semana, cuando las denuncias de algunos residentes de Naranjal llegaron a los medios de comunicación para hacer visible la excavación que otro ciudadano residente a bordo de carretera y al pie de la ladera donde están construidos los bloques, empezó a hacer un movimiento de tierras que alarmó a los de la parte superior.

Lo que dicen los quejosos

Miriam Hernández – residente Naranjal

“Un vecino de pronto nos está afectando bastante en el sentido que él no tiene en cuenta su ubicación con respecto a nosotros. Está haciendo un banqueo bastante amplio, hemos ido a varias instituciones y no ha habido respuestas y menos freno a la situación”.

José Ospina – residente Naranjal

“La Carder vino el 9 de noviembre y se le hizo una advertencia al señor, estamos esperando que nos traigan el pasto que amarra el terreno y se mandaron oficios también a Diger y Secretaría de Gobierno municipal, advirtiendo la anomalía pero no hemos tenido respuesta”.

Luz Myrian Barco – residente Naranjal

“No sabemos el señor de dónde sacó la información, pero se acercó al administrador, fue grosero y con palabras de grueso calibre le dijo que qué era lo que pasaba con él, que cuál era la inconformidad y que si estábamos muy incómodos que le compráramos”.

El concepto de la Carder

El documento que les dejó el funcionario que realizó la inspección ante la denuncia dice: “Se realiza visita de valoración de riesgo por condición de inestabilidad de talud urbano que corresponde a un talud antrópico por corte vial de aproximadamente 4 a 5 metros de altura, la cobertura principal es de rastrojo alto e individuos arbóreos de porte alto (…) Hace aproximadamente 15 años ocurrió un desprendimiento de suelo en la parte superior del talud que movilizó unos 5 metros cuadrados. Al momento de la visita, se observa que el cuerpo del material movilizado y ubicado en la base del talud está siendo removido por el propietario del predio con el objetivo de realizar adecuaciones”.

La recomendación que hace el técnico de la Autoridad ambiental fue suspender las actividades de remoción de material desde la cara del talud, ya que dichas actividades aumentan la condición de amenaza por movimiento en masa, se debe revegetalizar el talud con pasto Vetiver y eliminar sobrecargas de árboles en la parte superior.

En la imagen se aprecia que el trabajo ha sido artesanal, la raíz del árbol expuesta y la cinta preventiva que ubicó una de las autoridades.

El punto de vista de la contraparte

Carlos Andrés Valencia es el propietario de la casa-finca a bordo del talud, fue abordado para conocer de primera mano qué tenía para decir a su favor y expuso que “La verdad es que esta casa lleva 70 años aquí, nosotros no somos ningunos invasores, es una gran mentira, porque yo nací aquí. No sé qué vamos a hacer para organizar eso, porque nos han tratado muy mal. Lo que buscamos es organizar el lotecito que siempre hemos tenido, solo sacándole un poquito de tierra, no más y ellos se fueron y armaron una pelotera, porque supuestamente esto pertenece al conjunto”.

El señor Valencia afirma que nada tiene que ver una propiedad con la otra, que las autoridades que llegan no ven nada y que ellos no van a construir, por lo tanto no cuentan con permisos. También que a los árboles se les ven las raíces porque fueron sembrados al borde, no porque ellos les hayan quitado terreno. “Es más, los invasores son ellos, porque nos hemos inundado por el agua que nos ha caído de la parte de arriba y no los hemos molestado. Es más, la casa la hizo el Forec, porque con el terremoto del 99, se nos dañó y estuvimos un año en una provisional ahí arriba”.

Respuestas por parte de Coldecon

Ambas partes del problema sí refirieron que el terreno sobre el que están las torres de apartamentos tenía un problema de drenaje, por eso se buscó la respuesta de la constructora y atendió el señor Jorge Gutiérrez, gerente general: “Todas las aguas lluvias que se recogen de los techos de los edificios, están encausadas por tuberías de alcantarillado de toda la zona, por el talud solo escurre lo que llueve sobre el terreno. Pero lo que entiendo es que el problema son las excavaciones no autorizadas en un terreno del municipio”.

Gutiérrez dijo que cuando ellos hicieron la urbanización, el Municipio les exigió los retiros de la quebrada que exige la Norma y que toda la zona hacia arriba que son alrededor de 40 0 50 metros, la empresa la entregó como zona de protección de la quebrada al Municipio y que toda la zona verde o de pastos fue mantenida por ellos mientras estuvieron ahí. “Estamos haciendo los escritos necesarios a la Diger, para que vean que se está haciendo movimiento de tierras de manera inadecuada y sin permisos. Hace un tiempo tuvimos unos desagües de techos de los edificios directamente sobre el terreno, pero la administración nos pidió arreglarlo para no tener riesgo con eso y lo hicimos después de haber entregado la obra y haber sido recibida por Aguas y Aguas”.

Dato

El pasto Vetiver es utilizado para estabilización de taludes, es una gramínea que crece en grandes sepas. Es estéril y no invasivo, no se convierte en maleza.

Cifra

234 casas y 80 apartamentos conforman la urbanización Naranjal.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -