23.2 C
Pereira
domingo, mayo 26, 2024

El derecho a la salud y a la educación, una madre que lucha por su hijo

Lizeth Franco Suárez es madre de Andrés Franco Suárez, un niño de 11 años de edad, que desde los seis meses presentó un retraso cognitivo moderado, y quien con el pasar del tiempo, las terapias y el acompañamiento de especialistas le diagnosticaron en su historia clínica microcefalia y aunque ha sido un niño con apoyo por parte de su familia, en los últimos días le han estado negando el Análisis de Conducta Aplicado (ABA) y por ende la educación.

Andrés es un niño amoroso, tierno y su madre expresa que cuando se frustra el mismo se agrede y no le hace daño a nadie más, ante esto, y aunque tiene esta edad, su cerebro funciona a uno similar de 3 años, hoy hace un llamado a la actual administración para poder brindarle a su pequeño hijo una atención que aún requiere.

La historia de Andrés

“En el proceso de embarazo nunca me dijeron que mi hijo tenía algún problema o que venía con algo, es más yo estuve en el perinatólogo y me dijeron que el venía en excelentes condiciones que no había ningún problema, a mí me dejaron pasar de tiempo al niño, es decir que el primer ginecólogo dijo que tendría un parto normal y yo no tenía la capacidad entonces se me estaba ahogando en el útero, pasaron tres días en trabajo de parto y el último ginecólogo me dijo que tocaba romper fuente y que el niño había meconiado, desde ahí iniciaron siendo negligentes” indicó Lizeth

Además, al niño lo ingresaron a incubadora y desde ciertos meses comenzó a mostrar su retraso “Cuando Andrés nació tuvo que ir a incubadora y a mí nunca me dijeron que eso traería consecuencias, con el pasar del tiempo al niño se le empezaron a hacer estímulos y a los 6 meses el niño no se sentaba solo, no seguía ese tipo de estímulos, me fui para el pediatra y le pregunté qué pasaba y efectivamente con unas pruebas se dieron cuenta que el niño tenía un retraso”

Fue así cuando lo remitieron a la neuropediatra con la doctora Luisa Márquez quien la que ha estado en todos los procesos de Andrés, Lizeth indicó, “Ella cuando lo recibió me dijo que era un niño especial, además me dijo que no era nada genético, entonces ahí nos dimos cuenta que era por el sufrimiento en el momento del parto”
Ellos siempre han sido subsidiados de la SOS y Luisa le comenzó a mandar terapias físicas, y fue así como Andrés gateó a los 18 meses, comenzaron las estimulaciones y caminó a los 3 años, y así continuaron las terapias

Escolaridad

Lizeth indicó también que Andrés ha sido un niño escolarizado desde sus 4 años y que ha estado en diferentes programas de la alcaldía. “Cuando el niño cumplió 4 años lo escolarizamos, siempre en colegios privados, porque cada que intentamos ingresar a un colegio público, me lo devuelven porque no están capacitados par atender niños así” indicó

Terapias y ABA

El Análisis de Conducta Aplicado (ABA) es un método de tratamiento científicamente respaldado y altamente individualizado que puede ser eficaz de muchas maneras, especialmente para las personas que viven con el trastorno del espectro autista (TEA). Las formas en que el ABA puede ser eficaz dependen de varios factores, las necesidades individuales del alumno, la frecuencia del tratamiento, las intervenciones específicas y el entorno en el que se aplican los servicios.

Uno de los objetivos finales del ABA es ayudar a las personas que viven con TEA y a sus familias a alcanzar sus objetivos; de este modo, se mejora en general su calidad de vida.

Lizeth dijo “Andrés estuvo en habilidades para la vida, un programa de la alcaldía municipal, venía bien hasta que se desestabilizó y al comentarlo con la neuropediatra ella le formuló el ABA y a mí me tocó entutelar eso con la EPS porque no me querían dar respuesta ni siquiera terapias le daban, con la tutela se las dieron, pero lo otro quedó en veremos”

También agregó “Quisimos ingresar a Andrés a un colegio que se llama fundación Cindess y allá me dijeron que exigen el ABA, empecé a buscar a la neuropediatra y cuando me dio la cita, le dije que iba por el ABA que era lo único que necesitaba para que el niño pudiera estudiar en este colegio lo atendió y me dijo que no le podía mandar ABA porque Andrés ya no cumplía para ingresarlo en este programa por la edad y no se lo formuló”

Sin embargo, ella estuvo en personería y al no ser medicado, no se podía hacer nada ella asegura que, “si o si necesitamos el ABA, al no tener esto, no tenemos acompañamiento para el niño y tampoco lo podemos escolarizar, y aunque tiene terapias con la fonoaudióloga y ocupacional, el ABA lo requiere para poderlo ingresar a una institución educativa”

A hoy Lizeth, madre cabeza de familia hace un llamado a la administración actual para que le ayuden con Andrés, pues asegura que en este momento no está trabajando y es compilado para ella “Yo no trabajo porque estoy cuidando al niño, estoy todo el tiempo con él, no tengo quien me lo cuide, el niño sigue desescolarizado y sin ABA”

Un derecho para Andrés
“Lo que yo como mamá pido es que al niño me le están violando el derecho a la educación, lo que deseo es tener el ABA y así poder tener una educación para Andrés, porque los dos van de la mano y realmente necesito a mi hijo socializando y educación”

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -