14.3 C
Pereira
domingo, febrero 5, 2023

Los menores de edad siguen en la mira de los violentos

Homicidios, delitos sexuales, violencia interpersonal e intrafamiliar, son algunos de los ‘demonios’ que sufren los menores de edad en el departamento y el país.

Según cifras preliminares del Instituto Nacional de Medicina Legal, en los primeros 10 meses del 2022 (enero- octubre) en Risaralda, 121 menores de edad fueron víctimas de violencia interpersonal, 592 sufrieron el flagelo de los presuntos delitos sexuales, 71 padecieron la violencia intrafamiliar, 6 fueron asesinados.

Como lo revelan los datos del párrafo anterior, la violencia sexual es la que más padecen los menores de edad en el departamento, dinámica que obliga a pensar en estrategias que permitan mitigar este flagelo que tiene como principal perpetrador a un familiar cercano a la víctima.

En Colombia la situación también es alarmante, en el 2021 se presentaron 4.202 casos de violencia contra los niños, niñas y adolescentes, lo que representó un aumento del 24% respecto al año anterior. Además, se dio un incremento del 10% en homicidios de menores de edad, llegando a 470 casos en dicha vigencia.

Un informe de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano señala que “el número de niños, niñas y adolescentes que viven hechos violentos, sigue en aumento.

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a nivel mundial, uno de cada dos niñas y niños de entre 2 y 17 años sufre algún tipo de violencia. También se estima que el 58 % de los menores en América Latina y el 61 % en América del Norte sufrieron abuso físico, sexual o emocional en el último año”.

Las violencias que sufren los menores de edad no solo dejan lesiones físicas, también secuelas psicológicas. Algunos se sienten menospreciados o menos capaces cuando son cuestionados y criticados permanentemente, lo que conlleva a la baja autoestima. Esto a su vez genera condiciones grupales, comunitarias y sociales de desventaja al sentir miedo, temor, ira, rechazo y rencor que pueden manifestar en otros escenarios.

 

Estrategia
Con el propósito de mitigar las violencias contra los niños, niñas y adolescentes, desde hace varios años el Gobierno nacional estableció la lucha contra la violencia hacia la infancia y la adolescencia como una prioridad. Así nació la estrategia nacional Crianza Amorosa + Juego, diseñada para generar una transformación cultural de las prácticas de crianza basadas en las desigualdades, los actos violentos y el castigo físico existentes en el país, por una crianza basada en el amor, el respeto y el diálogo, permitiendo reducir en un 14.3% la tasa de violencia contra niñas, niños y adolescentes.

Esta estrategia consiste en cuatro componentes principales: Formación. Participación de niñas, niños y adolescentes. Implementación de herramientas lúdico-pedagógicas. Y la movilización social.

Dentro de esta iniciativa el juego es fundamental. Jaime Castro Martínez, director de Investigación y Laboratorio del Politécnico Grancolombiano, manifestó que “el juego, por su misma naturaleza, facilita la conversación sobre temas sensibles al interior de la familia. La clave está en comprender al niño en una forma distinta, en una relación más horizontal, como un sujeto importante al interior de la familia. La estrategia logró ubicar al niño en un escenario distinto, justamente porque con el juego se liberan esas presiones que hay en las lógicas horizontales de relación familiar, el niño quiere otro lugar y desde allí es más fácil buscar formas alternativas para establecer las normas”.

A pesar de las alarmantes cifras que se registran en la violencia contra los menores de edad, la estrategia mencionada ha logrado algunos buenos resultados. Por ejemplo, tuvo apropiación territorial, logrando instalarse en departamentos y municipios de todo el país, consiguiendo que los niños, niñas y adolescentes y sus cuidadores, encontraron en la estrategia un vehículo para construir entornos protectores. El 77% de los menores de edad indagados incluyeron otros elementos en sus comprensiones sobre los conocimientos, prácticas y creencias acerca de la crianza y el juego, a partir del uso de VillaJuego, lo que les permitió proponer a las madres, padres y cuidadores nuevas maneras para relacionarse ellas y ellos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -