Lina Cantillo, moda y sello de exigencia

“Yo quería trabajar con alguien súper grande, súper reconocido, alguien con mucha experiencia. Yo quería trabajar con un diseñador. Yo quería eso”, cuenta María José Estrada Ocampo, quien realizó sus prácticas profesionales en Bogotá en el taller de la diseñadora Lina Cantillo.

María José Estrada estudia Diseño de Modas en la Fundación Universitaria del Área Andina y las profesoras del Programa, le ayudaron a la estudiante a conseguir la práctica en el Taller de la reconocida diseñadora. “Yo llegué y me pusieron a trabajar de una. Ella (Lina Cantillo) es una persona muy exigente, demasiado exigente. Es fuerte. Tiene mucho carácter pero la experiencia fue única”, recuerda la estudiante, quien agrega “el primer mes sentí demasiada presión. Ella quiere todo muy organizado, pero luego de ese primer mes, las cosas empezaron a cambiar. Uno se va ganando las cosas con su trabajo. Uno va escalando poco a poco”, menciona.

La primera prueba de rigor fue durante el Bogotá Fashion Week, uno de las vitrinas de moda más importantes de Colombia, donde María José tuvo ocasión de participar. “Ella me puso a trabajar más por el lado de diseño. Toda la parte gráfica. Y terminé asistiendo al backstage y al stand que ella tenía allá. Eso fue trabajo, trabajo y trabajo. Fue una experiencia súper bacana”, cuenta.

Luego vino la pasarela en el Moback en Barranquilla, que es un evento que busca exaltar y abrir el espacio de la moda en la capital del Atlántico. “Seguía en el tema de los gráficos y el diseño. Ella (Lina Cantillo) me dio muchas oportunidades. Hacía con ella la selección de modelos. Me dio mucha confianza. Me dio la oportunidad de ir creciendo poco a poco”. En ese evento, María José conoció gente del círculo de la moda, periodistas y personalidades del sector. Episodios que ocurrieron durante el primer semestre de 2019.

Después de esos meses de práctica intensa, Lina Cantillo reunió al grupo y les dijo: “aquí nadie se va, a menos que la persona se quiera ir. Somos equipo”. A María José le ofreció quedarse. Le dijo que era bienvenida, que le había gustado su trabajo, que Lina Cantillo sabía que el trabajo no era fácil, pero que si María José quería quedarse, era bienvenida.

En el tema de la exigencia, Lina Cantillo una vez le dijo: “yo les exijo a ustedes y yo me exijo a mí misma, porque si nosotros no nos exigimos a nosotros mismos, corremos el riesgo de ser uno más del montón y nosotros no queremos ser eso. Nosotros queremos ser grandes, que nos reconozcan por nuestro trabajo y si uno es mediocre, uno nunca lo va a conseguir”, recuerda.

Lina Cantillo, es hoy una de las diseñadoras de moda más destacada y reconocida en el país. Ha logrado desarrollar sello personal. Sus propuestas en el vestuario han marcado un camino novedoso dentro de la escena de la moda nacional e internacional. Desde el uso de los materiales, la investigación y el impacto de sus propuestas, Lina Cantillo ha hecho aportes significativos en este campo. “Hay que enamorarse de lo que uno hace. Uno tiene que dar lo mejor y creo que ella vio eso en mí. Ella vio que yo era muy verraquita para todo”, finaliza María José.

Compartir