22.6 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Cerca de 57.000 personas en riesgo

No es solo un mal que padece La Virginia, al parecer los empalmes con las antiguas administraciones no sirvieron y llegaron a empezar todo desde cero.

La educación en Pereira empieza a dar patadas de ahogado por mucho que se quiera decir lo contrario, los procesos en el Lucy Tejada andan estancados en niveles históricos y ahora la noticia corre por cuenta del Cuerpo de Bomberos del Puerto Dulce. Al parecer no basta con inundar las redes con apariciones histriónicas, lo que se necesita son acciones concretas.

Si falta pie de fuerza es grave, porque la delincuencia aprovechará; si faltan funcionarios de la administración por nombrar es molesto, porque los procesos se retrasarán; pero si falta un bombero o como en este caso muchos, la situación ya pasa a ser delicada, porque lo que hacen estos arriesgados hombres y mujeres, pocos se le miden.

Estos hombres y mujeres llevan mes y medio capoteando la obligación en sus hogares sin recibir remuneración por arriesgar sus vidas por los demás.

La queja de los héroes sin capa

En La Virginia se conoció ayer la manifestación por parte del Cuerpo de Bomberos del Municipio, sobre su cese de actividades, accionar que de inmediato llamó la atención de la población del Área Metropolitana, ya que si no son directamente perjudicados, tienen un familiar o un amigo en el Puerto que tiene aproximadamente 32 mil habitantes o en Caimalito que se acerca a los 25 mil.

El hasta hace poco comandante de la Estación de La Virginia, capitán Jairo Gallego explicó la situación: “El Cuerpo de Bomberos cesa toda actividad de atención de emergencias toda vez que por tecnicismos legales y situaciones que son incomprensibles, cuando tenemos una comunidad para atender, no se ha podido firmar el contrato. Cabe aclarar que hay buena voluntad por parte del alcalde Juan Carlos Botero, quien tiene listo el documento desde mediados de enero, pero no se ha podido adelantar nada por falta de representación legal”.

El capitán terminó funciones por la Ley 1575 y la Resolución 1127 que en su artículo décimo, contiene: ‘No se pueden firmar contratos mientras no haya autorización por parte de la Delegación Departamental de Bomberos o por la Secretaría de Gobierno de Risaralda’. Ante esta falta de diligencia quedarán apenas tres voluntarios: un maquinista, un tripulante y la persona de La Guardia.

“En caso tal de una emergencia grande estaremos llamando a los voluntarios y se atenderá con quienes aparezcan. Pues ya llevamos más de 45 días sin salarios y ellos deben ir a buscar el sustento para sus familias, si no hay quien conduzca la máquina, pues no saldrá”, dijo el capitán.

Contar con el apoyo de la máquina de Pereira es jugar a la ruleta y el resto del apoyo se tardaría varios minutos, lo que para un caserío como Pindaná significa el acabose total, dado el material con el que están construidas estas viviendas.

El meollo del asunto

El sargento Mario Mejía comenta: “Operativamente el Cuerpo de Bomberos de La Virginia, tiene todo, el personal es técnico bombero profesional, contamos con las herramientas de última tecnología, procesos 100% garantizados. El problema es que a raíz de la Resolución, el capitán debió entregar el puesto porque cumplió 70 años y el que más se acerca al requisito para ser comandante, le falta un año de los cinco ininterrumpidos, eso es el 95% de los requisitos. Entonces la Delegación Departamental de Bomberos que es el ente que controla, vigila y asesora los cuerpos de bomberos para darles el aval para que la Gobernación entregue la Resolución, no lo quiere dar”.

Además está la queja que se tiran la pelota con la Secretaría de Gobierno de Risaralda. Si la Delegación insiste en eso aún cuando abogados han dicho que es solo un tecnicismo y que hasta de Bomberos Nacional dijeron que no había problema, sería ilegal traer un comandante de otra parte y los otros perjudicados, aparte de estos trabajadores sin remuneración son los miles de habitantes de La Virginia y Caimalito. “Me siento decepcionado con nuestros dirigentes en el Departamento que no se ponen la mano en el corazón con nuestras necesidades, porque hasta nuestras propias familias pueden sufrir en cualquier momento”, concluyó el capitán Gallego.

Declaraciones por parte de administración

Por medio de las redes sociales de la Alcaldía, el burgomaestre Botero comunicó: “Quiero manifestarles que estamos con toda la disposición para firmar el convenio con la Institución, pero no hay una representación legal y estamos esperando la respuesta del oficio que enviamos al Comité Departamental de Bomberos de la que hacen parte el gobernador y el secretario de Gobierno. Tan pronto ellos respondan, nosotros haremos el convenio con quien ellos nos digan, solo estamos esperando el oficio”.

A la par, el director de la Oficina de Gestión del Riesgo de La Virginia, Gustavo Vélez manifestó que “Ante la preocupación que generan las palabras del capitán Gallego, queremos informar que tenemos toda la documentación y hasta requerimientos de los entes de control dada la situación actual de desprotección que tenemos frente al Fenómeno del Niño. No quiere decir que no se han tomado otras acciones, ya se han hecho contactos con otros organismos de socorro. Estamos prestos a contratar apenas se solucione este problema”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -