19.1 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

Aspectos de la desnutrición infantil

En Risaralda y Colombia siguen falleciendo niños y niñas a causa de la desnutrición. Según datos del Instituto Nacional de Salud, este año con corte al 23 de marzo, hay 4 muertes en estudio de menores de 5 años de edad que perdieron la vida a causa de desnutrición en el departamento.

Esta grave problemática afecta a 1 de cada 9 niños y niñas en el país. Información del INS indica que en el territorio nacional hay 45 decesos de menores de 5 años de edad que habrían fallecido por desnutrición.

Las cifras son verdaderamente alarmantes, un estudio de la Fundación Éxito denominado “El poder de la nutrición”, señala que en el país, la prevalencia de la Desnutrición Crónica o retraso en la talla (DNC) en menores de 5 años llega al 10,8% de esta población. En las zonas rurales aumenta a 15.4%, en los indígenas a 29,6%, y entre los más pobres a 14,2%.

Como se lee, esta enfermedad no es igual para todos los grupos poblacionales, pero tampoco para todos los departamentos o municipios, pues son varias sus causas y estas se conocen como determinantes sociales de la Desnutrición Crónica, porque, en alguna medida, ‘determinan’ el acceso integral a los derechos de la niñez y con éste, el éxito en la crianza, y, por supuesto, en la cantidad y calidad de la comida que ingieran cada día. La Desnutrición Crónica, es, ante todo, una condición que se produce por hambre prolongada, durante grandes períodos de tiempo, y que causa que el cuerpo y todos sus órganos, incluido el cerebro, no crezcan lo esperado. Ser bajito, sí importa.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, para 2024 la cantidad de niños, niñas y adolescentes se estima en 13.9416204 a nivel nacional. Y, considerando que la de pobreza monetaria es el valor en dinero que necesita una persona al mes para adquirir una canasta básica de alimentos, servicios y otros bienes mínimos para vivir y que línea de pobreza monetaria extrema es el valor en dinero que necesita una persona mensualmente para adquirir una canasta básica alimentaria que le provea el mínimo requerimiento calórico para subsistir, se podría estar hablando de que cerca de 7 millones de niñas, niños y adolescentes no tienen cómo acceder a sus derechos de manera integral. De estos 7 millones, 1.3 millones escasamente, logran ingerir el mínimo requerimiento calórico para subsistir.

Escolaridad

“Existen 6 veces más posibilidades de que un niño, hijo de una mujer no educada, sufra Desnutrición Crónica. La madre es un factor protector para la prevención de la Desnutrición Crónica”, manifestó Diana Pineda, líder de Inversión Social de la Fundación Éxito.

Pese a lo anterior y como lo demuestra el Dane, el 66,4% de todos los niños y niñas que nacieron en 2022, tienen como mamá a una mujer cuyo grado máximo de educación es bachillerato. Madres muy jóvenes: en total, casi la mitad de los bebés (44,5%) tiene una madre menor de 25 años6 . Para empañar más el panorama, de los 573.625 bebés que nacieron, el 1% tenía como madre a una niña entre los 10 y los 14 años y el 16,3% a una adolescente entre los 15 y 17 años. Es decir que, el 17,3% de todos los bebés que nacen, tiene como madre a una niña, escasamente preparada en recursos económicos, intelectuales y emocionales para asumir la crianza.

Peso y agua

Bajo peso al nacer: Se considera que tienen bajo peso al nacer los bebés que pesan menos de 2.500 gramos, y en 2022 el 10,3% de los bebés nació desnutrido7 . Desde la gestación, el proceso es favorecido cuando la madre puede consumir los alimentos que contienen nutrientes clave y en la cantidad necesaria para su salud y la de su bebé. “las investigaciones muestran que los adultos con bajo peso al nacer tienen en promedio 5.4 menos puntaje en las pruebas de coeficiente intelectual, en comparación con los adultos que nacen con más de 3.500 gramos.8 Y por ello, proteger y fortalecer a la mujer, definitivamente es un paso esencial para lograr erradicar la Desnutrición Crónica y otros padecimientos de la infancia”. Concluye, Diana Pineda.

El acueducto público es un servicio típicamente urbano, el 88,9% de los hogares de las áreas urbanas del país viven en viviendas conectadas a acueducto público. Por el contrario, en las áreas rurales solo un 15,7% de los hogares cuentan con esta fuente de agua potable. ENDS9 , “Tener el derecho al agua potable aleja a los niños y a las niñas de la Desnutrición Crónica, porque permite condiciones de higiene y salubridad que protegen de enfermedades infecciosas que en ocasiones son mortales, como la enfermedad diarreica aguda, que cuando es crónica o prolongada, va condiciendo a la Desnutrición Crónica, la disentería, los parásitos intestinales, la desnutrición aguda severa, entre otros, afirma la doctora Diana Pineda.

Trabajo contra la desnutrición

Con el propósito de mitigar la desnutrición infantil en Risaralda, se inició programa de diagnóstico y recuperación nutricional de la población infantil en asocio con la facultad de Ciencias de la Salud (postgrado Pediatría UTP) y el ICBF. Inicialmente se está realizando en zona indígena de Pueblo Rico, pero se va a realizar en los 14 municipios.

Pie de foto: La falta de alimentos nutritivos, sumado a la falta de agua potable y otros determinantes, aumentan el riesgo de desnutrición.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -