21.4 C
Pereira
sábado, enero 28, 2023

Vejez, riesgo económico para el futuro de la sociedad

Los resultados del censo 2018, entregados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, muestran que Risaralda cuenta con una de las más bajas proporciones de población con edades inferiores a 15 años. Los índices de envejecimiento de la población con edades que van desde los 60 y 65 años y más, son los más altos en el país. El departamento, de acuerdo con los resultados, presentó una relación menor o igual a 95 hombres por cada 100 mujeres, una de las más bajas del país.

De acuerdo con Oscar Andrés Jiménez, director del Centro de Estudios e Investigaciones Socioeconómicas de la Cámara de Comercio de Pereira, esto obedece a que la sociedad se va desarrollando y empiezan a nacer menos niños y la pirámide poblacional se va cortando en la base y va habiendo una mayor proporción de población adulta, lo que indica que el índice de envejecimiento de la población está aumentado y a su vez también se empieza a dar una dependencia, ya no por parte de los menores de edad, si no de las personas mayores de 65 o 70 años que están en edad de retiro y que demandan otra serie de servicios sobre todo de atención en salud que implica tratamiento de enfermedades crónicas, patologías de alta y mediana complejidad, temas de sistema circulatorio, accidentes cerebro vasculares, cáncer, diabetes, entre otras que son más complejas y más costosas de tratar y que requieren tratamientos especializados.

“Que las población se esté envejeciendo tanto en Risaralda, como en Pereira y el Eje Cafetero genera más costos para la sociedad como tal, porque finalmente es quien paga la manutención de una persona en edad de retiro; en el tema de la pensión la mayoría viene del Gobierno nacional; igualmente en muchos casos la persona hace parte de un sistema de salud subsidiado. También está otro tipo de atención integral que es lo que se presta en los centros vida que tienen las alcaldías y que operan con recursos públicos y muchas veces las mismas empresas que tienen fondos o cooperativas de jubilados y pensionados también tienen servicios y actividades para atender esta población y eso de alguna manera nos cuesta a todos”, expresó el investigador.

Retos

Por otra parte Jiménez también explicó que aumentar los índices de población adulta, a largo plazo también va a implicar algunos retos para la ciudad, ya que se debe pensar en tener una ciudad más amigable con esta población que consistiría en un tránsito más calmado, un diseño urbano que implique no subir escaleras, pasos peatonales más seguros, mejor señalización y mejores andenes.

“Todo este tipo de transformaciones también son demandas que tiene la población mayor, la ciudad tienen que pensarse desde lo físico, pasando por los canales de atención, hasta todo un tema de atención integral para la población mayor”, agregó Jiménez.

Argumentó igualmente que si bien en promedio hay mayor número de personas mayores, se debe a un cambio en la dinámica de la población, en donde a su vez se presenta una reducción en el número de nacimientos, teniendo en el departamento una tasa de nacimientos de 12.622 en el año 2005 y para el año 2018 se registró una cifra de 9853 nacidos vivos, lo cual hace a su vez que que los hogares actualmente sean más pequeños conformados en promedio por tres personas, teniendo una tendencia a ser hogares unipersonales.

“Esto en parte se debe a la incorporación de la mujer al mercado laboral, entonces la decisión de ser madre se atrasa un poco con la carrera universitaria o una vida profesional y el enfrentar licencias de maternidad o procesos de maternidad, de alguna manera presenta restricciones o barreras para la inserción laboral de las mujeres y por esto se aplaza la decisión”.

Bono demográfico

Por otra parte el investigador apunta a que también trae beneficios el hecho de la población adulta y en edad de trabajar sea cada vez mayor, ya que puede contribuir al desarrollo económico de la ciudad ya que ayuda a que por al menos dos generaciones disminuyan un poco esa razón de dependencia durante algunos 30 o 40 años, ya que se podría decir que esta población tiene menos personas a su cargo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -