25.4 C
Pereira
sábado, enero 28, 2023

Reinvención, el camino para salir de la crisis

Si bien Mipymes y grandes empresas tienen capacidades y desafíos diferentes, hay un punto esencial y transversal en todas las industrias: la sostenibilidad financiera. Si bien esta es un situación que tomó a todos por sorpresa, los empresarios en medio de la marcha pudieron sortear la situación los primeros días de cierre, sin embargo los recursos se han ido agotando y sin flujo de caja el panorama se vuelve cada día más complejo, al punto de no poder sostener los empleos.

El panorama es todavía menos alentador para 47.000 micro, pequeñas y medianas empresas que hay en Risaralda, desde donde se ha visualizado un clima laboral difícil, teniendo en cuenta que este tejido empresarias es el principal generador de empleos de la región, la falta de preparación enfoque de sus negocios así como la poca inversión en adopción de nuevas tecnologías para el funcionamiento de sus empresas y la falta de apoyo de financiero por parte del sector bancario, podrían llevar al cierre de al menos 6.100 empresas que se crearon en el último año en la región, sumando a la cifra del desempleo 4.000 personas más.

Así lo afirmó Hernán Hernández, director para el Eje Cafetero de Cámara de Comercio de las Minorías de Estados Unidos, quien también aseguró que eta crisis ha aflorado los lastes empresariales con los que han cargados este sector por mucho años.

“Nos encontramos con empresas con cargas impositivas altas, falta de plan de negocio claro, planeación estratégica y no tener un claro un panorama de riesgos, manejan la contabilidad como cumplimiento para el factor fiscal, pero no para evaluar sus indicadores y mirar para donde van y no saben sus costos  y algo muy importante en este momento y que no lo tuvieron claro estos empresarios en su momento y es la inversión en innovación tecnológica, porque esto es lo que está salvando de alguna manera a empresas que ya habían empezado con este proceso de transformación digital” expresó el empresario.

De acuerdo con Hernández, en este escenario se encuentran el 66 % de las Mipymes del departamento, alrededor de 26.000, que se han visto más golpeadas por esta situación por no tener claro su enfoque.

 

Mayor riesgo

Así mismo afirma el funcionario, el principal riesgo es para las 6.100 empresas que fueron creadas en el último año y no cuentan todavía con un estado financiero sólido ni un punto de equilibrio para poder acceder a los créditos que se ofrecen desde el sector bancario, por lo que muy posiblemente, al estar tanto tiempo sin actividad, estas empresas tengan que cerrar sus puertas, dejando así a cerca de 4.000 personas sin empleo.

“El acceso que da el Gobierno a las líneas de ayuda son para las Mipyme, pero estas empresas se crearon hace un año, los bancos ni las miran porque no tienen ni un año o tienen un año como mínimo. Entonces como  va  aguantar un empresario 2 o 3 meses si no ha alcanzado su punto de equilibrio y no tiene acceso a subsidios, a préstamos a nada. Este sector es el que tiene un alto riesgo de cerrar en este momento porque no tienen capacidad de reacción” agregó Hernández.

Esta situación podría llevar a que se presente una cancelación masiva de empresas, afectando el sustento de muchas familias, ya que muchas de estas empresas son creadas por personas naturales que generaran de su actividad sus propios ingresos.

 

Ayudas no alcanzan

Igualmente aunque el municipio ha sacado algunos auxilios para ayudar a este sector empresarial, hasta el momento han llegado 5.000 solicitudes para acceder a estos créditos, los cuales ascienden a montos máximo de $5.000.000, con lo que sí mucho se podría la nómina de 2 ó 3 empleados.

Así mismo para Hernández, la solución no es el endeudamiento, ya que una vez se reactive la actividad económica, las empresas no van a contar inmediatamente con la solvencia económica y el flujo de caja necesario para empezar a cubrir las obligaciones que fueron aplazadas cuando empezó el aislamiento y las que se adquirieron durante la emergencia.

Igualmente tan solo el 16 % del tejido empresarial de las micro y pequeñas empresas tiene acceso al sistema financiero, las demás se financian con proveedores, quienes también se están viendo afectados en los recaudos de cartera a raíz de esta situación.

 

Lo que viene

Finalmente para Hernández la única manera de salir de esta crisis es iniciar un proceso de reinvención y replantear todos los modelos de negocio que se venían aplicando hasta ahora, crear nuevas unidades productivas y  tener un liderazgo colaborativo en se permita la ayuda de colaboradores y así lograr que las empresas se conviertan en laboratorios de innovación

“Aquí va a cambiar algo en los segmentos en los consumidores y es la forma de consumir los productos y los servicios, no cambian el gusto pero si los hábitos de consumo y en eso es en lo que tenemos que pensar, en  cómo vamos a mantener nuestros clientes, cómo vamos hacer el uso de las nuevas herramientas para suplir sus necesidades, hay que reinventarnos y ser más competitivos” puntualizó el representante empresarial.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -