21.4 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

PIB de Colombia solo creció un 0,6% en 2023

En el cuarto trimestre, el crecimiento de la economía fue notablemente bajo, alcanzando solo el 0,3%. Durante este período, algunos sectores jugaron un papel destacado en impulsar este crecimiento, mientras que otros tuvieron un impacto negativo.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) dio a conocer el esperado resultado económico de Colombia para el año 2023, revelando un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de tan solo el 0,6 %, lo cual sorprendió a los analistas, ya que las proyecciones variaban entre 0,9 % y 1,4 %.

La proyección más cercana a la cifra oficial fue la de la Cepal, que estimaba un crecimiento del 0,9 %, mientras que el Banco de la República había sido más austero en sus pronósticos, pues estimaba un crecimiento del 1 %. Sin embargo, la realidad evidencia una economía más débil de lo anticipado, generando expectativas para una mejora en el año 2024.

Es importante mencionar que el comportamiento actual fue inferior al 7,3% observado en 2022. En ese año, la actividad productiva aún mostraba el rebote de la dinámica negativa ocasionada por la pandemia del 2020. En retrospectiva, el tercer trimestre de 2023 ya había sido desafiante, y las revisiones de las cifras del año anterior (2022) revelaron un crecimiento del 0,3% en 2023.

Piedad Urdinola, directora del Dane, explicó que este comportamiento se atribuye a la estabilización económica que se inició en 2021 y se prolongó hasta 2022.

Leve expansión

A nivel mensual, solo en diciembre, la producción se expandió en un modesto 0,1 %, según el Índice de Seguimiento a la Economía (ISE). En el cuarto trimestre, la producción creció un 0,3 %, en contraste con el 2,1 % registrado en el mismo periodo de 2022, revelando una desaceleración económica.

De manera aislada, solo en diciembre, según el ISE (Índice de Seguimiento a la Economía), que es el primer dato proporcionado por la entidad de estadísticas, la producción se expandió en un 0,1% real. Con la depuración realizada por el llamado efecto estacional, la cifra final fue del 0,2%.

Cuarto trimestre

En cuanto a la estadística trimestral (de octubre a diciembre), la producción creció un 0,3 %, en comparación con el 2,1 % registrado en el mismo trimestre de 2022. Destacando que también hubo una revisión, y en realidad, la economía no había caído en -0,3 %, sino en -0,6 %. Con el PIB del año, se observa un resultado tibio. Por lo tanto, se prevé que necesitará un impulso significativo para poder encender los motores en 2024.

Actividades impulsoras y detractoras del crecimiento

Las actividades que impulsaron el modesto crecimiento anual del PIB en 2023 fueron la administración pública, defensa, planes de seguridad social, educación y servicios sociales, que crecieron un 3,9%. En contraste, la construcción (-4,2%), industria manufacturera (-3,5%), y comercio y transporte (-2,8%) experimentaron contracciones, representando el 30% del PIB y siendo los principales demandantes de empleo.

Las actividades financieras y de seguros volvieron a tener cifras visibles en términos de variación, con un 7,9 %, pero pesan menos en el resultado total, en comparación con el primer grupo. Aunque el Banco de la República empezó a bajar las tasas de interés en diciembre, es una medida que tiene su efecto retardado, sin embargo, los bancos comerciales empezaron con mucha anticipación a ofrecer créditos con menos costo, en parte, para contrarrestar esa posición de los usuarios de no embarcarse en préstamos caros.

Entretanto, el crecimiento destacado se observa en las ramas de la economía relacionadas con las actividades artísticas, de entretenimiento y recreación, así como en las actividades de los hogares individuales en calidad de empleadores, con un notable incremento del 7%.

La preocupación

Aunque en el país se observa una corrección en la inflación y, como resultado, el Banco de la República comienza a ajustar las tasas de interés que previamente había elevado para moderar el consumo que se disparó tras la pandemia, contribuyendo al aumento de los precios (debido a la mayor demanda por la avidez del consumo), las perspectivas para 2024 no parecen ser alentadoras.

Principalmente, la preocupación surge por la marcada disminución experimentada en la formación bruta de capital, que comprende la inversión destinada a la adquisición de maquinaria para la producción. Esta situación podría desencadenar una cascada de efectos negativos, afectando el empleo y, de manera concomitante, al reducir el consumo de los hogares, mantener a la economía en una situación desfavorable.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -