18.2 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Alertan fuerte presencia de broca en Risaralda

Según Almacafé, Risaralda podría ser uno de los departamentos con mayor infestación del país.

Al menos el 30% de los ingresos de los cafeteros de Risaralda se verían afectados debido a los altos niveles de infestación de broca, producto de las variaciones climáticas que han perjudicado no solo los cultivos de café desde noviembre de 2023, sino también otros productos del agro risaraldense.

Se estima que la infestación de esta plaga se sitúa alrededor del 9% en los cultivos de café, una cifra histórica que no se veía desde 2015. No obstante, durante ese periodo, cuando el fenómeno de ‘El Niño’ afectó significativamente al país, la incidencia de la plaga se encontraba en un rango aproximado del 1,5% al 2%.

“La última infestación que tuvimos muy marcada fue en el fenómeno de ‘El Niño’ anterior que se evidenció en el año 2015-2016. En esas épocas de sequía o de fenómeno de ‘El Niño’ es donde hemos aumentado la productividad en el departamento y en Colombia porque hay muy buenas floraciones y ocho meses después es donde se recolecta el grano, pero hubo una infestación muy marcada y un deterioro económico para el caficultor, y este año va a ser igual”, agregó Luis Miguel Ramírez Colorado, representante de Risaralda ante el comité directivo de la Federación Nacional de Cafeteros.

Principales afectaciones
Además de los estragos ambientales que esta plaga genera en los cafetales al perforar el grano, los caficultores de casi todos los municipios de Risaralda, especialmente Belén de Umbría y Santuario al ser los más extensos del departamento, han evidenciado pérdidas económicas al ser castigados por la calidad del café. “Eso es un daño económico irreversible para los cafeteros, ya que cada vez que sacan una arroba de café de sus fincas van a percibir menos ingresos por las ventas de ese café; y viene afectando mucho las economías del departamento en general”, indicó el representante.

Es por esta razón que desde los comités departamentales se está haciendo un llamado a través del servicio de extensión al caficultor, concientizándolo de la aplicación de plaguicidas en el momento idóneo: “A un grano se le debe aplicar insecticida tres meses después, por ejemplo, la semana pasada tuvimos unas floraciones muy buenas que no se veían en los últimos siete años, la última vez fue en 2015 y esa aplicación de insecticida lo debemos ver reflejado más o menos para el mes de abril, que tenemos que hacer aplicación de insecticidas”, puntualizó Ramírez.

Sin ayuda
Por otra parte, Ramírez indicó que desde el Gobierno nacional no se han recibido incentivos que logren mediar las afectaciones de las sequías, ni las plagas como la broca: “El Gobierno acaba de sacar un proyecto que se llama FAIA que son recursos que vienen de un Fondo Agropecuario para Insumos de Café, un fondo que cuenta hoy con 58.000 millones de pesos del Ministerio de Agricultura, pero vaya sorpresa que ninguno de los municipios de Risaralda, del Quindío o sea, del Eje Cafetero, quedó vinculado en ese proyecto”.

Adicionalmente, la sequía ha producido que los granos salgan ‘averanados’, es decir, arrugados, pequeños y de baja densidad, lo cual genera mayor procesamiento de café para pasilla, afectando la calidad de lo que sería la traviesa o primera cosecha del año: “Ya con la traviesa no hay nada qué hacer, el grano no va a llenar, así nos caiga el agua suficiente porque los cultivos o los cafetales necesitaban agua más o menos durante el tercer mes del año y no le está cayendo. Esperamos que la cosecha del segundo semestre que, además, va a ser muy buena, esperamos sea histórica, pues si nos llueve lo suficiente, puede que tengamos una muy buena calidad y cantidad de grano”, finalizó el representante.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -