25.4 C
Pereira
miércoles, junio 29, 2022

Una práctica inconveniente

Es tendencia

- Advertisement -

En Pereira se consume más marihuana que cigarrillos entre los jóvenes de 12 a 17 años. Esta es la reveladora conclusión a la que se llega después de analizar los resultados de la más reciente encuesta sobre consumo de sustancias psicoactivas, realizada por la Secretaría de Salud del municipio.

Dos cosas agravan esta preocupante situación, la una es que cada vez los jóvenes se inician más temprano en el consumo de este tipo de sustancias y especialmente de la marihuana, y la otra, que entre quienes dijeron que consumían habitualmente marihuana, más de la mitad manifestó que lo hacía todos los días.

Según este estudio, el bajo precio de la marihuana en el mercado negro y la facilidad con que se consigue en la calle, han hecho que los estudiantes de los colegios y de las universidades de la ciudad, se metan fácilmente en el mundo de esta sustancia ilícita y se habitúen a su consumo diario.

Hoy, prácticamente en todas las esquinas de los parques de la ciudad y a la salida de todos los establecimientos educativos, hay personas ofreciendo, vendiendo e incitando a los jóvenes al consumo de la marihuana y de otras sustancias alucinógenas. Es más, muchas veces hasta regalan la muestra de la droga para que los jóvenes la prueben y se habitúen a ella.

Ahora, sin duda la facilidad con que se consume también ha hecho que su consumo se haga en todas partes, a todas horas y en cualquier circunstancia. El estudio, por ejemplo, arrojó que como la marihuana produce un olor característico y fácil de detectar, los llamados jíbaros la están comercializando en forma de dulces lo que evita este problema y genera el mismo efecto alucinógeno.

Todo esto lamentablemente ayudado por la falta de control y muchas veces por la tolerancia de las autoridades. Es doloroso, pero con frecuencia se ve a jóvenes y personas mayores consumiendo marihuana prácticamente en las narices de la Policía, sin que esta haga algo para evitarlo. Es como si definitivamente se hubiera aceptado que esta práctica es corriente y no hay más remedio que tolerarla.

Nada afecta más la salud de la juventud e incide en el comportamiento de las personas y en su rendimiento académico y laboral, que el consumo de sustancias ilícitas como la marihuana. Por eso, es urgente revisar las políticas de control a la comercialización y consumo de la droga en cualquier lugar público. Pereira no puede seguir siendo señalada como una de las ciudades con más alto consumo de alucinógenos y, lo peor, donde más temprano se inicia en esta práctica.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -