20.4 C
Pereira
domingo, mayo 26, 2024

Una falta de consideración

Si algo necesitan unas instituciones que todos los días están haciéndole frente a la criminalidad y sus integrantes exponiendo sus vidas, es reconocer su labor.

Difícil imaginar qué pretendía el presidente Petro cuando en un acto oficial y precisamente con la presencia de todo el cuerpo de la Policía Nacional, descalificó la labor de todos los miembros de la Institución y los señaló de corruptos, de complacientes con la delincuencia y de conocer donde están localizadas las “ollas” que funcionan en los barrios de las ciudades.

Y siguiendo el mal ejemplo, tampoco se sabe qué buscaba el Ministro de Defensa cuando en una intervención pública y también ante los altos mandos militares, dijo, al referirse a las recientes emboscadas que ha sufrido el Ejército y a los militares que resultaron heridos al pisar unas minas quiebrapatas, que a veces los uniformados se tomaban confianza y permitían estos ataques aleves.

Decir que todos los policía son unos corruptos y que todos ellos saben en dónde están ubicadas las “ollas” que funcionan en los distintos sectores de la ciudad; pero que no hacen nada porque se dejan corromper por los dueños del negocio de la droga; es cuando menos una imprudencia y una desconsideración con quienes exponen todos los días sus vidas para ofrecer seguridad y tranquilidad a los ciudadanos.

Es probable que haya algunos uniformados corruptos y que se dejan permear por el dinero que las organizaciones delictivas ofrecen para que no los molesten y les permitan operar su maldito negocio; pero no está bien, primero generalizar semejante señalamiento cuando la Policía es una institución tan grande y la mayoría de sus miembros son personas honestas y que desempeñan sus labores con honradez; y segundo, hacerlo en un acto oficial de la institución.

Igual es una falta de respeto la del ministro Velásquez decir que el Ejército, aunque está bien preparado para enfrentar las organizaciones armadas ilegales y para sortear acciones peligrosas contra sus miembros, como las emboscadas y las utilización de minas unipersonales, a veces sus miembros se confían y permiten que estos grupos ilegales los ataquen y maten a algunos de sus integrantes.

Si hay algunas manzanas podridas en las Fuerzas Militares, como es posible que pase, lo correcto y sensato es abordar el asunto en privado, seguir los procedimientos regulares existentes y separarlos de la institución con la denuncia pública, si lo que se quiere es exponerlos al escarnio público, para que los ciudadanos los conozca y los castiguen socialmente.

Si algo necesitan unas instituciones que todos los días están haciéndole frente a las organizaciones criminales y a sus ataques inhumanos, y sus integrantes exponiendo sus vidas para defender la vida de los ciudadanos, es reconocer su labor, ponerla como ejemplo de entrega y patriotismo y estimularlos a seguir cumpliendo con su deber, es vez de tratarlos como corruptos e irresponsables.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -