19.4 C
Pereira
sábado, diciembre 3, 2022

Un problema mayor

Decía una información aparecida esta semana en este periódico que la Secretaría de Salud del Municipio había, luego de un operativo rutinario de control a los carritos que venden tinto y algunas comidas ambulantes, incautado dos neveras de icopor, litro y medio de leche, un litro de milo y 10 litros de café.

Es un reporte casi ridículo frente a la magnitud del problema de insalubridad e informalidad que aqueja al sector de comidas callejeras y muy especialmente al que tiene que ver con los pequeños carros que venden tinto, café con leche, pintadito, milo, buñuelos, empanadas, pasteles de pollo y toda clase de bebidas aromáticas.

Basta pararse unos segundos a observar el comportamiento y las labores que cumplen las personas que atienden los carros de tinto, para saber que lo que se incautó y destruyó es insignificante ante la manera tan informal y poco cuidadosa como se manipulan los alimentos, se preparan y se sirven.

Todo esto sin hablar, tal vez del problema mayor y que es las precarias condiciones de salubridad que ofrecen los sitios donde se prepara y despacha el surtido de bebida y alimentos que ofrecen los tradicionales carros de tinto. Con qué agua se preparan los termos en que se guarda el café que se ofrece en la calle, o se utiliza para preparar los alimentos que se venden juntamente con el tinto.

Porque está bien que se insista en que los termos tienen que estar completamente limpios, o que los vendedores deben llevar guantes para manipular los alimentos, o que se insista en que las manos que manejan el dinero no pueden ser las mismas que sirven el café, o el milo, o el pintadito, o los buñuelos, o las empanadas; o que se exija que las neveras de icopor estén completamente limpias; pero en dónde está el control a los lugares donde los preparan.

¿Alguien controla las condiciones de asepsia de los sitios en donde se preparan todos los alimentos que ofrecen en la calle los vendedores de tinto, o de salubridad de los elementos que son utilizados para su producción, o simplemente de refrigeración de la materia prima y de los productos con que se fabrican?

Por supuesto, que es bueno y necesario que se controlen las condiciones en que operan los vendedores callejeros de tinto y los elementos que se utilizan para servirlos; pero más importante que esto es la vigilancia a los lugares donde se producen y guardan los alimentos y el control para que garanticen las mejores condiciones de asepsia que ello requiere.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. estos de la secretaria de salud son unos completos idiotas. Solo en el centro hay mas de 200 personas vendiendo tinto. Como así que solo 2 «no se lavan las manos»

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -