20.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

Un buen balance

Con la derrota, el pasado viernes, ante el seleccionado de Chile 5-4, después de un empate sin goles durante el periodo reglamentario y un muy buen desempeño durante toda la primera parte del torneo, cerró su participación el equipo nacional en la Copa América-Brasil 2019.

Las cifras no pudieron ser mejores, tres partidos, los tres ganados; ningún gol en contra; buena producción goleadora; muy buen rendimiento a lo largo de toda la fase inicial; un equipo sólido, parejo y bien coordinado; e inclusive un buen partido en el encuentro de cuartos de final contra Chile. Lamentablemente, se falló en el momento cumbre de la definición.

Queda, por supuesto, un sabor amargo de no haber podido avanzar mucho más en el torneo, cuando todo estaba dado para que Colombia estuviera en la final o por lo menos en la semifinal de la Copa. Los buenos resultados iniciales, especialmente el cómodo triunfo frente a Argentina, habían elevado el optimismo de los colombianos y ya entre muchos aficionados se empezaba a especular y hacer cuentas sobre la presencia en la final del torneo.

Era sabido, claro está, que en la medida en que avanzaba la Copa los rivales iban subiendo de nivel y los partidos se hacían más exigentes y más difíciles de sortear; pero Colombia había mostrado un equipo bien preparado, respondiendo claramente a unas directrices técnicas y con jugadores que demostraban que estaban pasando por un muy buen momento.

De todas maneras, hay que decir que el balance es muy satisfactorio. El equipo quedó por fuera, pero con unas estadísticas destacables. Hubo la oportunidad de probar jugadores que hasta ahora no habían aparecido en la nómina titular, con un resultado más que bueno, y se ratificó el buen momento que vive el fútbol nacional y la calidad de la amplia cantera de jóvenes que están apareciendo en el país, muchos de ellos ya en los más importantes clubes del mundo.

Lo otro destacable es que el cambio en la dirección técnica del equipo y que en principio generó preocupación en los directivos y especialmente en la afición, no se notó. El rendimiento del grupo si no fue mejor y más efectivo, por lo menos resultó igual, lo que le devolvió la tranquilidad y el optimismo al país, y la ilusión de tener una selección para cosas muy grandes.

Lo que sigue ahora, es darle continuidad al trabajo, alimentar el equipo con las nuevas figuras que vayan apareciendo y mantener el grupo con miras a los distintos eventos internacionales en cuales el país debe participar y, por supuesto, al próximo mundial de fútbol que se jugará en el año 2022 en Qatar.

Nos parece, pues, que Colombia cumplió un buen papel en la actual Copa América. Es probable que se pudo llegar más lejos, quizás con un poco de mayor concentración por parte de algunos jugadores; pero en general el balance es bueno y el país y su fútbol, no hay duda, dejaron una muy buena impresión ante el mundo deportivo.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -