18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

Por una seguridad integral

Todo esto dolorosamente en medio de la mirada atónita de los ciudadanos que tienen necesidad de hacer alguna gestión en la Gobernación o simplemente pasar por el lugar.

La seguridad en la ciudad tiene que ser integral, que el ciudadano sienta la misma tranquilidad para caminar por la carrera octava, o por la calle 19, que por la Avenida Circunvalar; o que pasar un rato en la Plaza de Bolívar, o en El Lago Uribe, o que hacerlo en el Parque Olaya.

De nada sirve que la acción de la Policía contra el delito en determinado sector de la ciudad produzca por supuesto una mayor seguridad en la zona, sí los actores que allí estaban generando la inseguridad se desplazaron hacia otro lugar e instalaron allí su centro de operaciones delictivas.

Esto es exactamente lo que ha pasado con la estrategia puesta en marcha hace unas semanas por la nueva Comandante de la Policía Metropolitana, para combatir la inseguridad en el centro de la ciudad y limpiar esta zona de los delincuentes, de los orates y mendigos, de los consumidores de droga y de los comercializadores del sexo.

El aumento del número de uniformados, la presencia permanente de la Policía entre el Parque de La Libertad y el Lago Uribe y entre las carreras cuarta y once, y la vigilancia por parte de agentes motorizados tanto en el día como en horas de la noche, hizo que la delincuencia abandonara el centro y se instalara principalmente en el Parque Olaya Herrera y la Plaza Victoria.

Hoy no solo estos emblemáticos lugares se han convertido en el nuevo centro de operaciones de la delincuencia, sino que son el lugar de permanencia de ese abanico de inseguridad que lo conforman atracadores, drogadictos, habitantes de calle, orates y consumidores de droga.

Cruzar el Parque Olaya o pasar por Ciudad Victoria es un riesgo que ninguna persona puede correr. Lo mínimo con que se encuentra son decenas de drogadictos en estado lamentable o consumiendo a los ojos de todo el mundo, o de orates trenzados en una pelea a cuchillo, o de niñas ofreciendo su cuerpo, o de atracadores esperando su próxima víctima.

Todo esto dolorosamente en medio de la mirada atónita de los ciudadanos que tienen necesidad de hacer alguna gestión en la Gobernación o visitar el Centro Comercial Victoria, o simplemente pasar por el lugar y, lo peor, de la ausencia total de la Policía y de los organismos encargado de brindar seguridad a los ciudadanos.

Es necesario, pues, que la Policía y las demás autoridades le pongan mano a estos dos lugares y a los demás que están sufriendo los rigores de la inseguridad producto del desplazamiento de la delincuencia del centro de la ciudad hacia aquellas zonas, como esta, donde la presencia de la autoridad es ninguna.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -