19.4 C
Pereira
viernes, mayo 24, 2024

No dé limosna

No es nuevo que a Pereira estén llegando “camionados” de personas en condición de calle o peor aún en avanzado estado de drogadicción, desde hace mucho tiempo existe está práctica. 

El alcalde Pereira, Mauricio Salazar, dijo esta semana que la creciente presencia en la ciudad de mendigos, orates y habitantes de calle, se debe a que estos están siendo despachados clandestinamente en camiones desde otras ciudades y aprovechando que aquí no solo encuentran buen clima, sino la solidaridad y generosidad de las gentes de Pereira.

Llamó además la atención el doctor Salazar para que no se le dé a estas personas limosnas ni ayudas de cualquier naturaleza, primero porque eso atrae más personas en esta condición lo que viene a agravar el complejo problema social que ya tiene la ciudad y segundo, porque la gran mayoría de estos recursos que entrega la gente generosa, va a parar a los expendios de droga que hay en la ciudad.

No es nuevo que a Pereira estén llegando “camionados” de personas en condición de calle o peor aún en avanzado estado de drogadicción, desde hace mucho tiempo existe está práctica. Algunas autoridades de las ciudades vecinas recogen esas personas que se han vuelto un problema de seguridad, de salubridad y hasta de imágen, las montan en un vehículo y aprovechando la oscuridad y la falta de vigilancia en la noche, los descargan en la entrada de la ciudad.

Existe la creencia, además, con mucho sustento, que en Pereira el clima es benigno con las personas que no tienen techo, que las autoridades son condescendientes con ellas, que la gente es muy generosa y no solamente les da dinero, sino que les brinda comida y abrigo; y que consiguen fácilmente toda clase de estupefacientes; lo que facilita que ellos acepten ser traídos y dejados en las goteras de la ciudad.

Por eso, el llamado es, por supuesto a las autoridades para que extremen la vigilancia en las vías de acceso a la Ciudad y especialmente en la noche y se evite que sigan entrando mendigos y orates a agravar el problema de mendicidad e inseguridad que tiene Pereira; pero tambien a los ciudadanos de buena voluntad y manos generosas para que no den limosna.

Moneda que se le dé a estas personas es moneda que se va para los expendios de estupefacientes a alimentar el macabro y lucrativo negocios de las drogas; y que agrava el problema social y de seguridad de la ciudad; porque indigentes que vean que en Pereira la gente es generosas, casi que no hay necesidad de traerlos en camión.

Es suficiente el problema social que ya tiene la Ciudad y que no alcanza a atender con el cuidado que requiere, como para agravarlo permitiendo que más  indigentes, más mendigos y más orates lleguen a Pareira atraídos por la bondad y generosidad de sus habitantes y por la falta de acción de las autoridades.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -