14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

Más control y vigilancia

La Policía de Carreteras está pensando más en verificar si los vehículos tienen los documentos al día y si el conductor tiene la licencia vigente, que en controlar la velocidad. 

La accidentalidad vial en la cual hay involucrada una motocicleta lejos de parar, crece todos los días en el país. Durante el 2023, según datos oficiales de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, se presentaron 27.162 accidentes de tránsito en los cuales hubo por lo menos una moto de por medio. En estos siniestros además, 5.213 personas, entre motociclistas y parrilleros, perdieron la vida.

De otro lado, de acuerdo con el mismo estudio, en estos accidentes viales, 17.831 personas más resultaron heridas de alguna consideración y la causa mayor de su ocurrencia fue la velocidad. El 42.3% de los siniestros de tránsito se debieron al incontrolado exceso de velocidad de estos actores viales.

Lo más dramático de esto es que la tendencia de esta siniestralidad en vez de cambiar o al menos moderarse, sigue en aumento. Los datos de personas fallecidas y heridas en accidentes de tránsito en los  primeros dos meses de este año, son superiores a los registrados en el mismo periodo del año pasado.

Esto sin tener en cuenta las cifras de peatones muertos y heridos en las vías públicas y producto de un accidente de tránsito. El 62% de estos hechos los produjo una motocicleta y en ocho de cada diez casos la razón es también el exceso de velocidad del vehículo causante, solamente los otros dos se debieron a imprudencia de la persona de a pie.

Y algo bien preocupante, nada se está haciendo para controlar el exceso de velocidad con que circulan estos aparatos por las calles y carreteras del país. Hay vías por las que es temerario transitar a bordo de un vehículo. Basta pararse un rato en alguna de las calzadas de alto tráfico, para ver la cantidad de motos que prácticamente desafiando la muerte adelantan por todas partes y a altísima velocidad, sin que haya una sola autoridad pensando en controlarlo.

La Policía de Carreteras está pensando más en verificar si los vehículos tienen los documentos al día y si el conductor tiene la licencia vigente; y los guardas de tránsito en controlar que se respete el pico y placa, que ambos en controlar verdaderamente la velocidad con que circula la mayoría de las motos.

En estas condiciones, por más campañas que se adelanten, es imposible reducir los accidentes de carretera y bajar los registros de las personas fallecidas o heridas en estos eventos. Los motociclistas saben que nadie los vigila y que bien pueden transitar a la velocidad que quieran y a hacer de las suyas en las vías y nada les va a pasar.

La única manera entonces, como se lograría reducir los accidentes viales y sus lamentables consecuencias, es, además de insistir en las campañas de educación vial, acentuar el control y la vigilancia, apoyados en la tecnología y en sistemas como las cámaras de video, en todas las carreteras y vías del país.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -