19.9 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

Hay que hacer correctivos

El Megabús es el sistema más consolidado del país, el que mejores resultados arroja y el de mejor percepción; pero necesita hacer los correctivos que permitan minimizar los riesgos.
El lamentable accidente ocurrido esta semana en el llamado intercambiador de Cuba y en el que una persona que se acababa de bajar de un articulado del Megabús, perdió la vida cuando cayó al espacio de circulación de estos y fue arrollado por uno de los buses, tiene que servir para revisar la seguridad en la operación del sistema.
Si bien parece que la persona que perdió la vida ya se había bajado del articulado y caminaba sobre la plataforma y serán las autoridades las que determinen, luego de la investigación correspondiente, qué pasó, quedan muchos interrogantes sobre las garantías de seguridad que ofrecen para los pasajeros las estaciones y los  intercambiadores del Megabús.
No se explica fácilmente, por ejemplo, cómo la víctima cayó a la vía, si se supone que los articulados deben quedar al tope del muro para facilitar el descenso de los pasajeros, más cuando se trate de personas con limitaciones de movilidad, y evitar precisamente que puedan caer en el espacio que quede entre el vehículo y la plataforma.
O el articulado se estacionó para bajar y recoger los pasajeros, dejando un espacio por donde cupo la persona que fue arrollada por el vehículo, o la víctima ya se había bajado, caminaba por la plataforma, perdió el equilibro y cayó a la vía en el momento en que desafortunadamente pasaba el articulado.
De todas maneras, todos los sistemas de transporte masivo implementan todas las medidas posibles para evitar cualquier accidente en el que pueda resultar afectado un usuario del servicio, disponen de vigilancia permanente tanto en las estaciones como en los terminales para minimizar cualquier riesgo y hacen campañas permanentes de educación para sensibilizar a los ciudadanos sobre el cuidado de las instalaciones, pero también sobre el buen uso del sistema y de los riesgos de su mala utilización.
Desafortunadamente, de muy poco de esto dispone el Megabus. Las necesarias líneas que demarcan las zonas de peligro en la plataforma y que deben respetar los usuarios, hace rato desaparecieron; no existen avisos que adviertan los riesgos al momento de subirse y bajarse de los articulados, ni los que llamen la atención sobre la posible presencia de personas indeseables; tampoco se ve un solo policía y menos se conoce alguna campaña para el buen uso del sistema, para el cuidado de los articulados y para la seguridad personal de los usuarios.
El Megabús es el sistema de transportes más consolidado del país, el que mejores resultados económicos arroja y el que mejor percepción tiene entre los ciudadanos; pero es necesario hacer los ajustes y correctivos que permitan mejorar el servicio, minimizar los riesgos en su prestación, y aumentar la seguridad de los usuarios.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -