17.4 C
Pereira
sábado, septiembre 24, 2022

Es necesario prepararnos

La Administración Municipal ha anunciado el inicio de los trabajos de la llamada intersección aeropuerto en la Avenida 30 de Agosto y el consiguiente cierre parcial de ambas calzadas de tal manera que permita adelantar las obras con el menor traumatismo posible para los vehículos que van y vienen por esta importante vía.

Aunque no se ha dicho a partir de cuándo iniciará la aplicación del plan de contingencia vial, ni cuáles serán los horarios en que operará el cierre parcial de la 30 de Agosto, es necesario desde ahora tener en cuenta algunas consideraciones que ayuden a facilitar el tránsito obligado de los miles de vehículos que circulan por esta vía.

La Avenida 30 de Agosto no solo es la más importante sino prácticamente la única vía de acceso a la ciudad viniendo del sector de Cerritos y en general del suroccidente, y si los dos carriles actuales son casi insuficientes para albergar la cantidad de vehículos que entran y salen de Pereira, ni se diga lo que pasará en el momento en que solo estará en servicio uno de los carriles tanto de ingreso como de salida.

Basta recordar lo que sucede en aquellas vía cuando hay un accidente de tránsito, especialmente a una hora pico, o se vara un vehículo, para pensar en lo que va a pasar cuando este en práctica la restricción de un carril, si no se toman algunas medidas complementarias, no se tiene un plan de contingencia bien estructurado y, sobre todo, no se tiene debidamente capacitado un personal de tránsito para que oriente y controle el tráfico que circule por la vía.

Lo primero es que se debe habilitar, en el tramo que sea necesario, el carril del Megabús para que ayude a aliviar el pesado tráfico de la 30 de Agosto. Lo segundo es que se deben reprogramar los semáforos que hay entre el intercambiador de Cuba y Turín para que el flujo de vehículos sea constante y no se den los trancones que hoy se forman por cuenta de estas señales.

Lo otro que se debe tener en cuenta es la circulación de vehículos pesados y de bicicletas. Los primeros entorpecen y hacen más lenta la circulación, y los segundos prácticamente paralizan el tráfico por la vía. A ambos vehículos se les debe prohibir el paso por la Avenida 30 de Agosto durante el tiempo que esté cerrado uno de los carriles en ambas calzadas.

De otro lado, no se le debe permitir a los taxis recoger o bajar pasajeros en el tramo que se va a intervenir y se debe actuar con la mayor severidad con los que se nieguen a observar esta prohibición. Y tal vez lo más importante, que el contratista a quien se le adjudicó la construcción cumpla con los tiempos del contrato y no se vuelva una de esas obras que nunca terminan.

Todas las obras de progreso generan necesariamente incomodidades a los usuarios y más en ciudades como la nuestra que tienen pocas vías y las que hay, son muy estrechas, y esta no será la excepción; pero la Administración tiene la obligación de hacer el esfuerzo para que los traumatismos en el tráfico y las molestias a los ciudadanos, sean las menos posibles.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -