14.2 C
Pereira
lunes, julio 22, 2024

Equivocados e injustos

No hay duda de que fueron desafortunadas y ofensivas las expresiones del Presidente del Directorio Municipal Conservador de Santa Rosa de Cabal, para poner en duda la conveniencia de otorgarle el aval a una mujer para que sea la candidata, en nombre de esa colectividad política, a la alcaldía de esa población.

Decir que prefería no otorgar el aval a las mujeres de ese municipio para que en las elecciones de octubre aspiren a la alcaldía, porque ellas son “nefastas administradoras”, es una expresión que, primero no se compadece con la trayectoria de ese género en cualquier actividad de la vida cotidiana del hombre y segundo, no responde a las experiencias vividas en nuestro medio con mujeres mandatarias y ejecutivas.

Santa Rosa no ha tenido desafortunadamente la oportunidad de tener entre sus últimos mandatarios a una representante del sexo femenino, entre otras cosas porque si la hubiera tenido con seguridad el municipio y sus instituciones no estuvieran soportando todos los males y consecuencias que hoy la golpean por cuenta de las acciones ligeras y mal intencionadas de algunos de sus mandatarios; pero si en destacadas posiciones dentro del engranaje municipal y en importantes empresas del sector privado, y en todas se han destacado por su honestidad, dedicación y buen juicio.

No son pocas las entidades públicas y privadas que han contado con la presencia de una mujer en sus cuadros directivos o en sus posiciones de comando, y en todas hay testimonios ciertos de la manera profesional, consagrada, transparente e inteligente con que han asumido su reto y han cumplido con la labor encomendada.

Y si se mira para ciudades como esta capital o para nuestro departamento, esta realidad es todavía más palpable. Tanto Pereira como Risaralda han contado con la oportunidad de tener entre sus mandatarios a mujeres que han dejado una profunda huella de capacidad, dedicación, seriedad y honestidad en el manejo de los asuntos públicos y de los intereses que son de todos.

Por todo esto, nos parecen equivocados e injustos los calificativos que el dirigente conservador le ha dado a las mujeres de Santa Rosa de Cabal y que, con toda razón, ha generado la reacción de todas las mujeres del país y el rechazo a cualquier manifestación que pueda lleva envuelto un desconocimiento del valor de este género en el mundo actual.

Es más, si algo están necesitando Santa Rosa de Cabal y varias poblaciones del departamento y del país, son mujeres al mando de sus administraciones y de sus más representativas entidades y empresas, que se encarguen de corregir los errores cometidos en el pasado por hombres que no han estado a la altura de sus responsabilidades, y que sean capaces de recuperar para sus municipalidades e instituciones la credibilidad y el camino al desarrollo que perdieron en un mal momento.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -