14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

Dosquebradas limpia

En buena hora el alcalde Jiménez se ha empeñado en cambiarle la cara a Dosquebradas, y para ello haya tomado la decisión de valerse del comparendo ambiental.

 

El Alcalde de Dosquebradas ha anunciado, como medida para combatir la suciedad en la Ciudad y las montañas de basura que todo el mundo amontona en cualquier esquina sin tener en cuentos los días y los horarios en que las empresas operadoras del servicio de recolección de basuras pasan recogiendo los sobrantes y desechos que produce la comunidad, que aplicará el llamado comparendo ambiental.

El comparendo ambiental es un mecanismo contemplado en la ley que permite a las autoridades municipales requerir a quienes atenten contra la salubridad pública, sacando las basuras cuando no corresponde, o depositándolas en condiciones inadecuadas, o dejándolas a disposición de los habitantes de calle; y cuando hay reincidencia o reticencia le da facultades para imponer sanciones.

Pero nadie explica por qué las autoridades de Dosquebradas, ni las de Pereira, ni las de ningún municipio, no se valen de esta valiosa herramienta para luchar contra la incultura, la falta de conciencia ciudadana y el descuido de los habitantes, para mantener la ciudad limpia, para protegerla de la contaminación ambiental y para evitar que las basuras atenten contra la salubridad pública.

No se exagera si se afirma que desde que se le dió vida jurídica al comparendo ambiental y se le entregó a las autoridades la facultad de aplicarlo, son contados los casos en que los gobiernos municipales han usado este recurso y le han impuesto una multa a alguna empresa o a alguna persona que ha violado las normas ambientales y ha puesto en riesgo la salud pública.

En buena hora el alcalde Roberto Jiménez se ha empeñado en cambiarle la cara a Dosquebradas, en recuperar cientos de lotes y espacios que hoy están convertidos en verdaderas pocilgas, en meter en cintura  a los dosquebradenses que se niegan a sacar la basura en los tiempos y en los días programados, en evitar que los habitantes de calle y los basuriegos sigan produciendo ese doloroso espectáculo que hoy hay y en mantener su ciudad limpia y agradable para propios y extraños; y para ello, entre otras varias estrategias, haya tomado la decisión de valerse del comparendo ambiental para castigar la indisciplina, la incultura y la negligencia de los algunos dosquebradenses.

Como bien lo dice el alcalde Jiménez, este es un problema de todos, porque no solo es el aspecto desagradable que da la basura tirada en la calle, o de salud pública por los riesgos de transmisión de enfermedades a través de los roedores y otros animales que llaman los desechos y sobrantes de comida, sino también porque el producto de lo que sacan los habitantes de calle de las bolsas de basura que dejan tiradas los ciudadanos es con lo que estas persona compran la droga que consumen.

Celebramos, pues, el empeño del doctor Jiménez de hacer de Dosquebradas una ciudad limpia y de tratar de hacer conciencia en sus habitantes sobre la urgencia de hacer parte de este propósito; pero también la decisión de echar mano de la herramienta del comparendo ambiental y aplicarlo con todos rigor a quienes se resistan a acompañarlo en esta noble tarea.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -