22.6 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Alguien debe responder

Alguien tiene que responder por el incumplimiento, porque quienes quedaron mal fueron Pereira y el Eje Cafetero y quizás nunca más se le vuelva a entregar a la región una responsabilidad similar. 

Casi cuatro meses después de haberse realizado en el Eje Cafetero los XII Juegos Nacionales y VI Paranacionales, no solamente la mayoría de los escenarios deportivos continúa en construcción, sino que los que lograron ser terminados, ya han empezado a mostrar sus dolencias.

Esta es la conclusión a la que llegaron los miembros de la Veeduría Ciudadana para los Juegos Nacionales, luego de un reciente recorrido realizado por el Coliseo Mayor Rafael Cuartas Gaviria, el complejo acuático, las canchas de tenis, el escenario de tiro con arco y el Coliseo Menor.

Según la Veeduría, para no hablar sino de dos escenarios, a las piscinas olímpicas, a pesar de que en ellas se pudieron realizar las competencias programadas, les quedó faltando todas las obras complementarias de urbanismo, incluyendo el parqueadero; y al Coliseo Menor, tal vez el escenario que tuvo la mayor inversión y generó las más altas expectativas,  además de que le recortaron espacio indispensable para la práctica de disciplinas como el tenis de mesa, el bádminton, el boxeo y el ajedrez, hoy muestra una filtración permanente de agua y  un avanzado deterioro en su cubierta.

Lo grave es que esta situación es exactamente la misma que viven Manizales y Armenia, las otras dos capitales que con Pereira fueron las sedes de los Juegos Nacionales. En la capital de Caldas, de acuerdo con el informe de la Veeduría Ciudadana, no hubo un solo escenario que hubiera estado terminado para la fecha de iniciación del evento y, por supuesto, hoy están exactamente igual a como estaban el 11 de noviembre pasado; y en Armenia, el estado de los pocos escenarios que se remodelaron estaba igual o peor a los de sus dos ciudades pares.

No fueron pocas las veces que desde distintos ángulos se llamó la atención sobre el retraso de las obras y el evidente riesgo de no estar terminadas al momento de iniciar los Juegos Nacionales y la respuesta tanto de las autoridades locales y regionales como del Ministerio del Deporte, fue siempre, contra todas las evidencias, que los trabajos avanzaban de acuerdo a la programación y que estarían listos el 11 de noviembre para recibir los deportistas.

Lo doloroso de esto es que la experiencia enseña que se quedarán sin terminar por muchos años. Así ocurrió con la pista atlética del Hernán Ramírez que fue levantada para su remodelación cuando se iba a realizar el Mundial de Fútbol Sub 20 y no se alcanzó a reponer, y que hoy 10 años después sigue el estadio sin pista.

No puede ser suficiente que ahora se le diga a los pereiranos y habitantes del Eje Cafetero que los Juegos se realizaron y que se le cumplió al país. Alguien tiene que responder por el incumplimiento, porque quienes quedaron mal fueron Pereira y el Eje Cafetero y quizás nunca más se le vuelva a entregar a la región una responsabilidad similar.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -