18.4 C
Pereira
sábado, junio 25, 2022

Algo hay que hacer

Es tendencia

¿Por qué pasa esto?

El ruido ensordecedor

- Advertisement -

En Pereira cada tres días y en el Departamento cada dos, una persona, según el más reciente estudio del Observatorio Nacional de Seguridad Vial sobre accidentalidad en las vías del país, perdió la vida, entre el primero de enero y el 30 de septiembre de este año, en un accidente de tránsito.

Lo más preocupante de estos aterradores registros es que si se comparan con los del mismo período del año anterior, el número de víctimas de la velocidad, de la imprudencia, del afán y de la falta de control, ha aumentado en un 94% al pasar, en el caso de Pereira, de 33 fallecidos en el 2020 a 64 en el presente año.

Desmenuzando un poco estas estadísticas, se aprecia que de las 64 personas fallecidas en las vías de  Pereira, 31 fueron en accidentes donde estuvo involucrada de alguna manera una moto, lo que ratifica que este aparato es un vehículo peligroso, cuando se maneja con irresponsabilidad y cuando sobre él no existe el más mínimo control.

Pero este no es un fenómeno exclusivo de la ciudad y del departamento, en el país ocurre exactamente igual o aún más grave. Según el mismo documento, de las 5.256 personas que fallecieron en los primeros nueve mese del este año, 3.128, es decir el 59.5%, eran motociclistas o iban a bordo de uno de estos aparatos.

No se necesita mucho para explicar estas estadísticas. Basta pararse un momento en cualquiera se las avenidas de Pereira o de cualquier ciudad del país, o circular por una de las carreteras, para ver el inexplicable comportamiento de la inmensa mayoría de los motociclistas que transitan por ellas.

Motos que viajan a velocidades impresionantes, que adelantan por entre los vehículos haciendo maniobras temerarias, cuando no es que lo hacen por las bermas; que no respetan los semáforos; que se suben por los andenes; que se montan por los separadores; que circulan sin el casco protector y que son usadas para transportar cargas descomunales, esto para no hablar sino de algunas de las violaciones a las normas de tránsito vigentes.

Todo esto lamentablemente con la tolerancia, cuando no es con la complacencia de las autoridades de tránsito y de la Policía de Carreteras. Ver una patrulla en cualquiera de las carreteras del departamento o un agente de tránsito más allá de la séptima o la octava, es un milagro. Mientras tanto, los motociclistas se ponen de ruana las vías de la ciudad y, por supuesto, le añaden todos los días un muerto más a los descomunales registros de fallecidos en accidentes de tránsito.

Algo hay que hacer, pues, para poner en cintura a un comportamiento que ha alterado el orden en la ciudad, que ha hecho insoportable el tráfico, que ha convertido sus calles y vías en una trampa mortal y que amenaza con volver las carreteras un cementerio de irresponsables y también de desprevenidos peatones, porque son muchos los que mueren bajo las llantas de tanto irresponsable.

 

N. de la D. En el editorial de ayer dijimos que prácticamente todos los involucrados en la investigación por el robo al Municipio, eran funcionarios de la Secretaría de Hacienda Municipal, y en realidad ninguno pertenece a ella, eran casi todos de la Secretaría de Gestión Administrativa. Corregimos esta afirmación y ofrecemos disculpas por la imprecisión.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. Buenos días estoy completamente de acuerdo .
    Quiero hacer una denuncia, en la glorieta de corales de está llenando de vendedores ambulantes, hay un señor que está en silla de ruedas vendiendo frutas , el otro día casi lo atropella un carro , no solamente que es una vía estrecha los vendedores ambulantes obstruyen el paso vehicular , por favor necesitamos ayuda , gracias

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -